Visitar el Titanic y disfrutar su última cena

 

Visitar el Titanic y disfrutar su última cena. La compañía estadounidense de viajes de lujo Cookson Adventures ha anunciado un paquete especial para conocer, en las profundidades del mar, el legendario transatlántico británico Titanic, además de vivir una cena idéntica a la que tuvieron los pasajeros de primera clase en el viaje de 1912.

 

 

Cookson Adventures se asoció con la firma de investigación submarina Oceangate para llevar a cabo la expedición. Esta le permitirá a nueve personas descubrir el popular navío que inspiró al filme homónimo de 1997, dirigido por James Cameron. Viajarán en una embarcación sumergible con capacidad de hasta cuatro mil metros de profundidad, llamada Titan, suficiente para llegar hasta donde está el Titanic, a tres mil 700 metros, en el océano Atlántico.

 

 

Científicos acompañarán a los viajeros y les mostrarán locaciones como la cubierta del barco, su puente, la sala de radio y la famosa escalera de primera clase.

 

 

La experiencia concluirá con una cena especial de 10 platos. En esta se servirán los mismos del menú de primera clase del 14 de abril de 1912, la noche anterior al choque con un iceberg que llevó a la catástrofe.

 

 

En la carta se puede leer el último menú de mediodía del “Titanic”. Para los pasajeros de primera clase hubo huevos con espárragos, consomé y pollo a la Maryland. Ruth Dodge, una pasajera y superviviente de la tragedia, se había llevado el menú, del 14 de abril de 1912, que vemos en la imagen en su monedero.

Entre las propuestas resaltan ostras, consomé Olga (hecho con caldo de carne y adornado con vieiras); salmón con salsa de muselina y pepino. Filet Mignons Lili (filet mignon cubierto con foie gras y trufa, papas y una salsa de coñac, vino Madeira y vino tinto), pato asado glaseado con salsa de manzana, duraznos en gelatina Chartreuse y eclairs de chocolate con crema de vainilla francesa.

Además, la velada contará con una excelente carta de finos vinos que recrean los de la época. Pero la principal sorpresa es una botella de Champagne Heidsieck Gout 1907, que fue servido en el viaje. Este fue recuperado de un buque de vela sueco hundido en 1916.

La travesía del Titanic, aunque no tiene todavía fecha exacta, se haría en julio de 2019. Cookson Adventures no ha relevado aún el costo de la misma, pero fuentes de Oceangate comentaron que podría sobrepasar los 100 mil dólares.

Visitar el Titanic y disfrutar su última cena

Vía: Cocina y Vino

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN