Vega Sicilia Único, el vino español para invertir

 

Lo cómodo si quieres invertir en vinos es hacer un viaje por las regiones francesas más populares. Pero si quieres apostar bien y seguro, en un vino español de gran consideración, debes apostar por el Vega Sicilia Único. Vega Sicilia Único, el vino español para invertir.

James Suckling, un influyente crítico estadounidense de vinos y cigarros, describió el Vega Sicilia Único 2006 como «un vino con el que se desea pasar el tiempo», y le otorgó 100 puntos. Nacido en 1915, el Vega Sicilia Único solo se distribuía originalmente entre las clases altas y la aristocracia, hasta que recibió el reconocimiento público en la Feria de 1929 de Barcelona.

Los hay que, ante una botella de buen vino, no piensan en bebérsela, sino en cuánto se pagaría por ella en una subasta. El vino es también una inversión, como lo es el arte y la compra y venta de coches antiguos. Una alternativa a la renta variable y a los bonos muy lucrativa en los últimos tiempos. 

No hay más que ver el comportamiento del índice Liv-ex Fine Wine 100, que se ha revalorizado un 2,37% en el último año y un 15,86% en los últimos cinco, aupado, sobre todo, por los nuevos ricos de China y de otros países emergentes.

El Liv-ex Fine Wine 100, que se calcula cada mes, es la referencia líder de la industria, y representa las fluctuaciones de los precios de 100 de los vinos de calidad más codiciados en el mercado secundario. De consulta imprescindible para saber qué se cuece en la plaza del vino, fue creado por el London International Vintners Exchange (Liv-ex), que opera una plataforma de información, negociación y liquidación para inversores, comerciantes y aficionados a los caldos. Desde su aparición, en 1999, hay más transparencia y liquidez en el mundo del vino.

 

Como las empresas que componen el Ibex 35, los vinos de este indicador se revisan trimestralmente, de manera que se van incorporando nuevas etiquetas (vinos que han recibido elogios de la crítica, que les ha otorgado 95 puntos o más sobre cien), y se eliminan aquellas cuya demanda se resiente.

Todos los índices Liv-ex (el Fine Wine 50, el 100, el Bordeaux 500 y el Fine Wine 1000) se calculan utilizando el precio medio Liv-ex para cada uno de los vinos, que es el punto medio entre el precio de oferta más bajo en la plataforma de Liv-ex y el precio de demanda más alto. Luego se multiplica por la media de producción de cada vino. Cuando éste cumple 25 años de antigüedad, se retira del índice, pues la escasez es mayor a medida que el vino envejece.

En el Liv-ex Fine Wine 100 preponderan los Burdeos (Cheval Blanc, Haut Brion, Lafite Rothschild, Margaux, Latour…), y en menor medida, los Borgoña y los Champagne. Pero también se abre tímidamente el abanico a otros países, como Australia, Estados Unidos, Italia y España. En cuestiones de inversión, no obstante, los caldos españoles cuentan entre poco y nada. Actualmente, solo encontramos un ejemplar patrio en el principal indicador: el Vega Sicilia Único 2006.

Vega Sicilia Único, el vino español para invertir

Comprar

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN