Vacaciones de Semana Santa en Zaragoza: guía turística y gastronómica

 

Vacaciones de Semana Santa en Zaragoza: guía turística y gastronómica

La Semana Santa zaragozana está declarada de Interés Turístico Internacional. Historia, cultura, sonidos y una gastronomía que no debes perderte.

En el centro de las principales capitales: Madrid, Bilbao, Barcelona y Valencia, Zaragoza ofrece al visitante una amplia oferta cultural y gastronómica. Este es el diario de una visita a la capital del Ebro en Semana Santa.

Llegamos a la capital aragonesa a la Estación Zaragoza-Delicias, un edificio de enorme envergadura que sorprende al viajero por la megalomanía que ofrece al ser observada desde el andén. Desde Madrid o Barcelona, en AVE no cuesta llegar más de una hora y cuarto.

atardecer-pilar--644x362

Para alojarnos, optamos por el Hotel Pilar Plaza en plena Plaza del Pilar. En Zaragoza, hasta donde sea posible, queremos ir a los sitios andando.

Monumentalidad en las plazas

En la Plaza del Pilar justo enfrente del hotel visitamos La Basílica del Pilar, fantástico ejemplo del Barroco español y primer templo mariano de la Cristiandad, donde destacan las pinturas de Goya de las cúpulas y la posibilidad de subir en ascensor a una de las torres, para disfrutar de unas espectaculares vistas de la ciudad. También la Catedral del Salvador de Zaragoza (conocida como La Seo y, a diferencia del Pilar, con una entrada de 4 euros), construida sobre ruinas romanas y árabes, donde la belleza del retablo mayor no resta lo impresionante del «muro de la parroquieta», delicado ejemplo del mudéjar aragonés del siglo XIV.

aIMG_5300

Entre ambas, encontramos La Lonja, edificio renacentista del siglo XVI que contiene unas magníficas bóvedas de crucería, además de diversas exposiciones. Para concluir nuestro recorrido matutino,paseamos por la cercana ribera del Ebro y cruzamos el Puente de Piedra, una de las estructuras más características de la ciudad, que actúa como estupendo mirador del río regando un precioso marco monumental.

13.10 horas: Mediodía entre vermú y borrajas

Empieza a ser la hora de comer. Sin embargo, estar en Zaragoza y no ir de tapas sería un crimen. Comenzamos nuestra andadura gastronómica en el emblemático «El Tubo», muy cerca de la Plaza del Pilar. En sus callejuelas encontramos un amplio surtido de bares. Nos detenemos en el Bar Doña Casta, las mejores croquetas de España y no es broma, ya me contaréis. La segunda parada la haremos en el Uasabi, cocina oriental con toques aragoneses. Tercera parada, visitamos el Bar Texas, admirado por Imanol Arias, Juan Echanove y Carlos Herera entre otros, uno de los más antiguos de la zona. Sus patatas bravas y su vermú de grifo merecen un aplauso.

Para comer nos acercamos a Casa Lac, el restaurante más antiguo de España, cocina sana y natural, las verduras son las principales protagonistas

Visitamos Caesaraugusta, la zaragoza romana bimilenaria:

Tras la siesta de rigor, queremos conocer la Zaragoza romana, ya que la ciudad fue fundada en el siglo I a.C. por el emperador César Augusto. Para ello, una inmejorable opción es el Museo del Foro (Plaza de la Seo, 2), situado en el subsuelo zaragozano. Podemos observar las ruinas de diversas etapas: la fundacional, con los restos de un mercado, y de la etapa posterior, conservando una gran cloaca, canales… Aunque ésta no es la única opción: el puerto fluvial, las termas públicas y el teatro son otros de los vestigios romanos de los que podemos disfrutar.

Es hora de ir a cenar y conocer la Semana Santa zaragozana.

Vamos a cenar al Novodabo, en pleno centro de la ciudad, en la Plaza de Aragón, Está situado en un palacete histórico impresionante. Dispón tu paladar para deleitarte con los manjares de Aragón.

_t16_04d65efa

Un vez hemos cenado nos acercamos a la Plaza del Pilar, a las doce de la noche dos procesiones se dan cita en la plaza de las catedrales, es la Procesión de el Encuentro. Es espectacular y grandiosa, cientos de cofrades, tambores y bombos estremecen la enorme plaza con sus sonidos, no se puede describir con palabras, hay que verlo, sentirlo. Sencillamente impresionante.

Segundo día, Jueves Santo

11.30 horas: Un aperitivo de callejeo

La Magdalena, entre las calles Coso y San Vicente de Paúl, es uno de los barrios más bonitos, céntricos (y desconocidos por los turistas) de Zaragoza. En la plaza con el mismo nombre, encontramos la iglesia de Santa María Magdalena, cumbre del mudéjar zaragozano. Sus callejuelas nos invitan a pasear, a descubrir rincones que parecen de otro tiempo. Nos mezclamos con la gente y probamos el vermú de la casi centenaria Casa Paricio (C/Coso, 188), rodeados de viejos barriles de los años veinte. Glamour de barrio al mediodía.

13.30 horas: La arteria de la ciudad

Subimos la calle Coso y aparecemos en la Plaza España, una de las más céntricas de la ciudad. Caminando por el neurálgico Paseo de la Independencia, La noche del Jueves Santo las calles del centro de Zaragoza se llenan de procesiones hasta altas horas de la madrugada, imposible poder ver todas.

Viernes Santo

Queremos conocer uno de los espacios más nuevos y conocidos: la zona Expo. En 2008, la ciudad celebró la Exposición Internacional de Zaragoza, cuya temática era el agua y el desarrollo sostenible. Como herencia, la ribera del meandro de Ranillas ha quedado transformada en un gigantesco pulmón que forma parte del día a día de los zaragozanos. Paseando por la zona, cabe destacar el impresionante Pabellón Puente, obra de la arquitecta británico-iraquí Zaha Hadid, y que conecta la margen derecha del río con el recinto Expo. También es notable la presencia de la Torre del Agua, el Acuario Fluvial o el Pabellón de Aragón, entre otros.

Decidimos ir caminando hasta la estación, lo que nos permite echar un vistazo al Parque del Agua, espacio de múltiples actividades (jardín botánico, acuario, teatro, playas fluviales…) que abandonamos definitivamente al pasar el Puente del Tercer Milenio. En apenas unos minutos, llegamos a la estación, cuya arquitectura la hace bastante funcional, por lo que no tardamos en encontrar nuestro andén del que en unos quince minutos partirá nuestro AVE.

Fin de la aventura.

Vacaciones de Semana Santa en Zaragoza

Más información: Zaragoza Turismo

 

Escribe un comentario

Colaboradores