Tortilla de patatas y 5 variantes a la clásica

 

Cremosa por dentro, y dorada y crujiente por fuera. La tortilla de patatas es uno de los platos más internacional de la gastronomía española y, aunque todo el mundo conoce la receta, pocos son los que logran resultados dignos de admiración, parece a simple vista fácil de elaborar pero no lo es tanto, hay que tener buena mano para lograr una auténtica tortilla española. Tortilla de patatas y 5 variantes a la clásica

Hoy vamos a conocer unas variantes de nuestra popular y conocida tortilla de patatas para darle un toque muy personal añadiéndole nuevos ingredientes. Pero sin estropear esta delicia nacional que tanto gusta a los comensales.

Cinco recetas para ‘tunear’ la tortilla de patatas

Con queso de cabra

Hace dos años, el exconcursante de Operación Triunfo Luis Cepeda desvelaba en Twitter el ingrediente secreto de su tortilla de patatas: el queso de cabra. Y, lo cierto, es que la suma de este ingrediente le aporta a la receta original una textura cremosa muy agradable.

Con calabacín y jamón serrano

Si junto a la patata pochamos unas rodajas de calabacín y, después, se agregan taquitos o lonchas de jamón serrano a la mezcla del huevo con las hortalizas, la tortilla tendrá más carácter y sabor. Eso sí, es recomendable no salar la tortilla si se quiere poder disfrutar del resultado.

Con morcilla y pimientos

Haciendo una fritada de morcilla desmigajada con pimientos del piquillo y añadiéndosela a la patata cuando aún se están pochando en la sartén, lograremos una receta con acento aragonés. El único peligro de esta elaboración aparece a la hora de darle la vuelta a la tortilla. Debido a la densidad de la mezcla, es posible que la mitad de los ingredientes se queden por el camino. Por eso, lo mejor es humedecer ligeramente el plato que utilicemos para ayudar al huevo a escurrir con facilidad hasta la sartén.

Con setas y gambas

Después de sofreír con una buena cantidad de ajos las setas y las gambas, hay que escurrir bien el resultado antes de incorporarlo a la mezcla de huevo y patatas. Si no lo hacemos, la tortilla nos quedará babosa y muy blanda, perdiendo textura y, probablemente, también sabor.

Con chips de bolsa

Es la opción más rápida, aunque también la menos saludable. Eso sí, el resultado gustará a mayores y pequeños, y solo hay que volcar la bolsa en el huevo batido, ya salpimentado, y dejar que las ‘chips’ se empapen. Así, solo quedará seguir los pasos habituales para conseguir una delicia crujiente que sorprenderá a más de uno. En esta receta es mejor no añadir cebolla, pues acabará con el sabor de las patatas fritas de bolsa. Es la que a mi menos me gusta.

Tortilla de patatas y 5 variantes a la clásica

 

Escribe un comentario

Colaboradores

Tu frutería de calidad
Tu frutería de calidad
DELICATESSEN