Torrija caramelizada. Es tiempo de torrijas

 

Torrija caramelizada. Comienza  la Semana Santa, temporada por excelencia para el consumo de esta exquisitez que en tiempos pasados fue un postre de pobres.

En realidad, según los historiadores del comer y del beber, la vinculación entre las torrijas y la Semana Santa no va más allá del siglo XIX y se debe, fundamentalmente, a que sus humildes ingredientes son perfectamente compatibles con los preceptos de la vigilia.

Otra creencia muy extendida, la de que es una preparación típicamente española, dista mucho de ser realidad. Como apunta el sabio gastrónomo Francisco Abad Alegría en su reciente libro ‘En busca de lo auténtico’, las torrijas que se hacen hoy en día ya las describía Marco Gavio Apicio en el siglo I después de Cristo.

Durante siglos, fueron alimento de pobres, un producto barato que ayudaba a recargar fuerzas mediante dos alimentos básicos (pan y leche) y al alcance de muchas personas. Por eso mismo, y porque desde muy antiguo se creía que el consumo de leche estimulaba la secreción de la leche materna, fue un alimento recurrente entre las mujeres que daban a luz.

Según afirman desde el restaurante madrileño Montes de Galicia, a principios del siglo XX perdieron parte de su vinculación religiosa y empezaron a ser habituales en las tabernas madrileñas acompañadas por una copa de vino.

Otros países tienen su versión particular de la torrija: el  ‘pain perdu’ francés, las ‘rabanadas’ portuguesas o las ‘french’ toast de los americanos. Queda claro que es que un prodigio culinario al alcance de todo el mundo y que en la práctica moderna ha recibido múltiples versiones por parte de los cocineros, como la receta que ponemos a continuación.

Torrija caramelizada

Ingredientes:

  • pan brioche
  • leche
  • canela en rama
  • canela en polvo
  • cáscara de limón
  • cáscara de naranja
  • azúcar
  • helado de vainilla

Elaboración: 

Poner a hervir la leche en un recipiente con una rama de canela, la cáscara de limón y la de naranja. Cuando llega a hervir, se apaga el fuego y se deja enfriar. Entretanto, quitar la corteza del pan brioche y cortarlo en forma de rectángulos de unos dos centímetros de ancho.

Introducir el pan en la leche para que se empape y poner las porciones en una rejilla para que pierda el exceso de líquido. Meterlas, acto seguido, en el horno unos tres minutos a 180 grados centígrados para que se sequen. Espolvorear con azúcar y canela la parte superior de las torrijas y quemarlas con un soplete. Para hacerla más ligera y atractiva, se puede acompañar de una bola de helado de vainilla.

 

Enate Gewürztraminer Dulce.

 

Y como último Jose Luis Solanilla apunta un consejo para el maridaje. En este caso, siguiendo los criterios de afinidad yo elegiría alguno de los excelentes vinos dulces que se elaboran en Aragón: bien uno de garnacha de los que salen de las bodegas de la D. O. Cariñena o Campo de Borja o también algún dulce de uva gewürztraminer de Somontano, como el que hacen en Bodega Enate.

Torrija caramelizada

Rte. La Nueva Karambola

Jose Luis Solanilla

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN