Tarta Tatin

Tarta Tatin

La historia de la Tarta Tatín tiene su origen en un error, se dice que en el ‘Hotel Tatin’ en Francia en el año 1889. Una de las dos hermanas, Stéphanie Tatin y Caroline Tatin, propietarias del hotel, cocinó más manzanas de la cuenta y para no desperdiciarlas, colocó la masa encima y la horneó.

Una vez terminada de hornear le dio la vuelta con mucho cuidado y de esta forma nació esta tarta tan especial y original.

Ingredientes:

  • 8 manzanas
  • 150 gr. de mantequilla sin sal
  • 150 gr. de azúcar glass
  • 200 gr. de masa brisa
  • canela en polvo
  • helado

Elaboración:

Pelamos las manzanas y las cortamos por la mitad y retiramos el corazón.

En un molde para tarta derretimos la mantequilla. Añadimos el azúcar glass. Combinamos suavemente los dos ingredientes con la ayuda de una espátula hasta que se integren la mantequilla con el azúcar. Hacemos un caramelo sin dejar que oscurezca demasiado. Retiramos del fuego.

Disponemos las mitades de manzana sobre la superficie del caramelo, Asegurándonos de que queden bien apretadas ya que reducirán en tamaño mientras que cuece. Si te han quedado algunas mitades, cortarlas en trozos más pequeños y colocarlos en la parte superior. Espolvoreamos canela por encima y cocinamos 10 minutos a fuego alto.

Enharinamos una superficie y estiramos la masa quebrada hasta dejar un espesor de 4 mm, le damos forma redonda con un diámetro ligeramente más grande que el molde. Cubrimos la superficie de las manzanas y doblamos la superficie restante en el interior del molde. Presionamos suavemente la masa sobre las manzanas. Con la punta de una puntilla, hacemos un pequeño agujero en el centro para permitir que salga el vapor generado.

Introducimos en el horno precalentado a 180ºC hasta que la masa esté bien cocida. La tarta estará lista cuando el caramelo comienze a filtrarse por los laterales. Retiramos del horno.

Tapamos la tarta con una fuente más grande que el molde y le damos la vuelta. Retiramos el molde y ya la tenemos lista para disfrutar de este delicioso postre.

Acompañamos con helado

Tarta Tatin

Este singular postre fue todo un éxito entre todos los clientes del hotel Tatín de donde viene su nombre. Uno de ellos era un repostero parisino, se quedó tan maravillado y sorprendido con el sabor de la tarta que le pidió a la cocinera que le descubriera la receta. Cuando vio que la receta era fruto de un error aún se quedo más sorprendido.

Pasados unos días la tarta ya se encontraba en la carta del restaurante de París donde trabajaba el pastelero que en homenaje a las hermanas le puso el nombre de Tarta Tatin.

 

Escribe un comentario

Colaboradores

Frutas Hnos. Ferrer
DELICATESSEN