Tarta de tomate y cebolla caramelizada Le Gruyère

 

Esta receta de Tarta de tomate y cebolla caramelizada, muestra un exquisito y sabroso plato de repostería salada y crujiente de Gruyère. Una tarta rellena con cebollas lentamente caramelizadas y queso de Gruyère, coronado con rodajas de tomate para un impresionante plato principal

Ingredientes:

Para la masa de la base;

  • 250 gramos de harina
  • 125 gramos de mantequilla, refrigerada y en dados
  • 1 pizca de sal
  • 50 gramos de queso Gruyère, finamente rallado
  • 2 cucharadas de agua fría

Para el relleno;

  • 120 gramos de mantequilla
  • 1 kg de cebollas grandes, peladas, cortadas por la mitad y en plumas
  • 500 gramos de tomates maduros, en rodajas
  • 4 dientes de ajo, pelados y picados
  • 1 cucharada de romero picado
  • 100 gramos de queso Gruyère, finamente rallado
  • aceite de oliva
  • pimienta
  • sal

Elaboración:

De la masa;

Para hacer la masa colocamos la harina y la mantequilla en un bol con una pizca de sal. Mezclamos con las puntas de los dedos hasta que la mezcla se asemeje a un pan rallado. Agregamos el queso, removemos para combinar y seguido añadimos suficiente agua helada para formar una masa.

Envuelva la masa en papel film y dejamos reposar en la nevera durante 30 minutos.

Del relleno;

Derretimos la mantequilla en una sartén grande a fuego medio. Agregamos las cebollas, el ajo y el romero, sazonamos con sal y pimienta y removemos. Cubrimos con una tapa y cocinamos durante 15 minutos, o hasta que las cebollas se hayan suavizado.

Destapamos y cocinamos durante 30-40 minutos hasta que las cebollas se hayan caramelizado y estén doradas. Removemos con frecuencia para asegurarnos de que las cebollas no se quemen.

Precalentamos el horno a 200ºC.

Estiramos la masa fría para forrar un molde de tarta de 25 cm. Pinchamos la base con un tenedor un par de veces y forre la masa con papel para hornear. Rellenamos la masa con unos garbanzos para que no se levante y horneamos en el horno precalentado durante 10 minutos. Retiramos los garbanzos y el papel y horneamos durante otros 5 minutos más.

Retiramos del horno y espolvoreamos el queso Gruyère rallado en el fondo del molde sobre la superficie de la masa en una capa uniforme. Cubrimos con las cebollas caramelizadas. Colocamos las rodajas de tomate, ligeramente superpuestas, encima de las cebollas. Sazonamos con sal y pimienta y rociamos con aceite de oliva

Introducimos de nuevo en el horno y horneamos durante 40 minutos. Retiramos el molde de la tarta y servimos caliente con una ensalada verde.

Tarta de tomate y cebolla caramelizada

Más información: Le Gruyère

 

 

Escribe un comentario

Colaboradores