Sopa de sémola y jamón ibérico

003

Sopa de sémola y jamón ibérico

No hay nada mejor que una sopa para combatir el frío, si además alimentan e hidratan estamos ante un plato más que recomendable.

El origen de la sopa viene de la necesidad que existía antiguamente de ablandar con agua hirviendo los alimentos más duros que no se podían masticar en crudo. Debido a la cocción, el agua tomaba el sabor de los productos y además estaba rico por lo que se pensó en consumir el caldo como alimento, de hay el origen de las sopas. Hoy vamos a preparar una sopa muy rica de sémola y jamón ibérico, aunque podéis sustituirlo por jamón serrano.

Ingredientes:

  • 50 gr. de jamón ibérico
  • 200 gr. de zanahorias
  • 1 puerro, la parte blanca
  • 1/2 tallo de apio
  • 25 gr. de bulbo de hinojo
  • 50 gr. de chalotas
  • 1 cebolla
  • 1 copa de vino blanco seco
  • sémola
  • 1 huevo cocido

Sin título

Elaboración:

Ponemos todos los vegetales troceados en una cazuela con 1 1/2 de agua. Cocemos a fuego lento durante 45 minutos, espumamos cuando sea necesario.

Colamos, pasamos el caldo a otra cazuela y añadimos poco a poco la sémola, previamente disuelta en agua fría. Añadimos jamón ibérico picado fino

Servimos caliente con huevo cocido rallado y unas virutas de jamón.

Las sopas

Las sopas tienen una gran valor gastronómico, ya que contienen sustancias que estimulan el apetito; además, al ayudan a la secreción de jugo gástrico que posibilitan la absorción de las comidas principales. Su valor nutricional y alimentario es de gran importancia por la presencia de proteínas, carbohidratos, lípidos, vitaminas y minerales, junto a la presencia de fibra vegetal y agua.

¿Aún tienes dudas de la importancia de saborear una buena sopa?

 

1 Comentario

  1. Muy bueno! Apuntamos esta receta!
    Nos encanta el jamón ibérico! 😉

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN