Albóndigas, seis recetas

 

Seis recetas de albóndigas

Albóndigas, seis recetas

Es curioso que algunos platos populares sean tan desconocidos en su origen, por ejemplo las albóndigas.

En su origen y contrariamente a lo que pueda parecer, la carne picada moldeada en forma de bolitas era un plato de las clases sociales altas y no recurso económico de los menos pudientes para aprovechar o alargar carnes de inferior categoría, en que han parado lo que hoy conocemos como las albóndigas. Sin embargo una esmerada elaboración y una excelente materia prima pueden hacer de ellas un magnífico recurso culinario.

Albóndigas de bacalao caseras

Ver receta: aquí

Seis recetas de albóndigas

Albóndigas de sepia y gambas

Ver receta: Aquí

Albóndigas mudéjares con setas

Mudéjares con setas

Ver receta: aquí

Seis recetas de albóndigas

A la Húngara

Ver receta: aquí

Seis recetas de albóndigas

De ternasco de Aragón al jerez

Ver receta: aquí

Seis recetas de albóndigas

Espaguetis nero de sepia con albóndigas de buey en salsa de piquillos

Ver receta: aquí

Te puede interesar también: Las albóndigas,tendencia gastronómica del 2015

Seis recetas de albóndigas

La primitiva fórmula….

Marco Gavio Apicio ya recoge en la imperial Roma algunas recetas de albóndigas. Cita las que se hacen concarnes de vacuno, pollo, pavo real, conejo y cerdo. La masa está hecha de carne finamente picada, mezclada con miga de pan leudo humedecido y diversas especias; el procedimiento de elaboración más habitual es hervirlas en agua salada y ocasionalmente especiada, hasta que están tiernas y tienden a flotar, más o menos como es frecuente en Centroeuropa en la actualidad. Recoge también una fórmula de idéntica elaboración pero que añade el refinamiento del embutido de las albóndigas en tripa de cerdo, dejándolas holgadas, para luego asar el conjunto. Como se ve, más de 20 siglos de tradición y además de alta cocina, avalan la tradición de nuestras protagonistas.

Filete ruso como evolución

Los filetes rusos o bitoques en cocina internacional no dejan de ser albóndigas grandes aplastadas. La diferencia fundamental es que suponen raciones más grandes y que su mayor superficie permite hacerlos a la plancha, a la brasa o fritos, mientras que para las albóndigas hay que proceder a la cocción o fritura –las albondiguillas ensartadas en brocheta y hechas a la brasa no pertenecen a la tradición hispánica–. El invento no es algo reciente y ya se recogen fórmulas en el anónimo almohade del siglo XIII de Huici Miranda, que se preparan por fritura en aceite y se sirven con una vinagreta recia, denominándose isfiriya y ahras.

Albóndigas, seis recetas

¡Ya solo te queda elegir la receta y a disfrutar de un clásico de la cocina!!!

 

Escribe un comentario

Colaboradores

Tu frutería de calidad
Tu frutería de calidad
DELICATESSEN