Schnitzel: sandwich de pavo de las sobras

 

Schnitzel: sandwich de pavo de las sobras. Las sobras de la cena de Nochebuena o del día de Navidad no deben desperdiciarse, se pueden usar para crear platos sabrosos pero simples.

Como es el caso de este plato que vamos a hacer con las sobras de pavo, o del pollo o capón.

Ingredientes:

  • filetes de pechuga de pavo, capón u otra ave
  • 2 huevos batidos
  • harina
  • pan rallado
  • 150 ml de aceite de oliva
  • 2 pizcas de sal
  • 1 pizca de pimienta negra

Para la mahonesa de arándanos y alcaparras;

180 gramos de mahonesa light
1 cucharada de arándanos secos, picados
1 cucharada de alcaparras, picadas

Otros ingredientes;

  • 1 chapata
  • espinacas baby

Elaboración del Schnitzel:

Colocamos cada pechuga en una bolsa con cierre. Golpeamos suavemente con un mazo para carne o con un rodillo hasta que tenga un grosor de 1/2 cm, teniendo cuidado de no rasgar completamente la carne.

Batimos 2 huevos en un bol con una pizca de sal. ponemos el pan rallado y la harina en platos separados.

Sazonamos las pechugas y pasamos por harina, quitando el exceso de la misma, luego sumergimos en el huevo batido. Rebozamos uniformemente en el pan rallado y reservamos.

Ponemos una sartén grande a fuego medio y agregamos aceite de oliva hasta 1/2 cm de profundidad. Freímos los escalopes de pavo durante 2 minutos por cada lado hasta que estén ligeramente dorados.

Retire los schnitzels de la sartén y ponemos sobre una rejilla para drenar.

Para la mahonesa, mezclamos los arándanos y las alcaparras con la mahonesa y reservamos.

Cortamos la chapata a lo largo y esparcimos la mahonesa de arándanos y alcaparras por la base inferior,

Colocamos la espinaca sobre la mahonesa y cubrimos con los escalopes de pavo. Presione la otra mitad de la chapata para hacer como un sándwich grande y luego cortamos en 4 partes más pequeñas del mismo tamaño. Servimos.

Schnitzel

El verdadero origen del » Wiener Schnitzel», es un tema de debate entre los historiadores culinarios en los últimos tiempos. Una cosa, sin embargo, es absolutamente cierta: el Wiener Schnitzel es verdaderamente cosmopolita. Las primeras huellas nos conducen a España, donde los comerciantes árabes cubrían la carne con pan rallado durante la Edad Media. La comunidad judía de Constantinopla  informó el haber conocido un plato similar al Wiener Schnitzel, en el siglo XII.

Así que si la leyenda que rodea a la importación de la «Costoletta Milanesa» de Italia a Austria por el Mariscal de Campo Radetzky es verdad o simplemente una historia agradable hace muy poca diferencia, en realidad, lo importante es: que el escalope vienés esté tierno y crujiente!

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN