Salmón salvaje con espárragos y caviar

 

El caviar agrega un acabado gourmet a esta receta humilde de salmón salvaje, espárragos y guisantes. Salmón salvaje con espárragos y caviar. 

Una receta perfecta para Semana Santa.

Ingredientes:

  • 4 lomos de salmón salvaje
  • 1 pizca de mantequilla
  • 30 gramos de caviar
  • el jugo de 1/2 limón
  • sal
  • aceite de oliva

Para finalizar la receta;

  • 1 nabo, en rodajas finas
  • 100 ml de caldo de pescado
  • 1 cogollos de Tudela
  • 50 gramos de guisantes frescos o congelados
  • 8 espárragos cocidos
  • 100 gramos de mantequilla, cortada en cubitos

Elaboración:

Agregamos aceite de oliva a la base de una sartén grande. Ponemos a fuego medio-alto y una vez que la sartén esté caliente, ponemos cada lomo de salmón en el aceite. Dejamos cocinar durante 2-3 minutos hasta que estén dorados

Volteamos el pescado y agregamos una pequeña cantidad de mantequilla a la sartén, usamos para rociar el salmón mientras se cocina. Cocinamos durante otros 2 minutos. Retiramos del fuego y dejamos reposar durante 2 minutos más.

Mientras tanto, calentamos el caldo en una cazuela y agregamos las rodajas de nabo y los cogollos. Cocinamos, no permitas que se ablande demasiado la lechuga Agregamos los guisantes y los espárragos y removemos.

Agregamos la mantequilla cortada en cubitos y removemos para emulsionar y preparar una rica salsa mantecosa para cubrir. Retiramos del fuego, y sazonamos con sal.

Presentación:

Dividimos los cogollos y la guarnición de espárragos en 4 platos poco profundos. Sazonamos el salmón con un poco de jugo de limón y una pizca de sal. Finalizamos con una cucharada pequeña de caviar sobre cada filete y servimos inmediatamente.

Salmón salvaje con espárragos y caviar

Esta receta está inspirada en la original de Matthew Tomkinson

Beneficios del salmón salvaje de Alaska

El salmón salvaje de Alaska es una fuente inagotable de nutrientes. Según la investigación, consumir pescado graso como el salmón salvaje de Alaska una o dos veces por semana puede aumentar su vida útil en más de dos años y reducir el riesgo de morir por enfermedad cardiovascular en un 35%.

Esto se debe a que el salmón de Alaska es una fuente rica de vitaminas y minerales, así como proteínas magras y ácidos grasos omega-3. Agregar esto a su alimentación puede reducir el riesgo de estas afecciones.

 

Te puede interesar: Eclairs franceses de salmón ahumado

Escribe un comentario

Colaboradores

Tu frutería de calidad
Tu frutería de calidad
DELICATESSEN