Rte. Le train bleu, un palacio de lujo. París

85040013

Rte. Le train bleu, un palacio de lujo. París

Le Train Bleu es uno de los más bellos vestigios de la Belle Époque parisina. Inaugurado para la Exposición Universal de París de 1900, es un lugar que merece una visita aunque sólo sea por admirar su suntuosa decoración y su cocina que es excepcional.

Le Train Bleu es un marco único en todo París

La compañía de ferrocarriles Paris-Lyon-Méditerranée decidió construir una nueva estación con trece vías capaz de acoger a los miles de viajeros que se desplazaban a París con motivo de la exposición. “No hay restaurante más bello que el de la Estación de Lyon”, escribía la novelista francesa Louise de Vilmorin.

8250290005_55600d8b73

El sitio ha sido y es frecuentado por personalidades como Coco Chanel, Brigitte Bardot, Jean Cocteau, Salvador Dalí, o Jean Gabin.

Train Bleu ha pasaba a engrosar el Inventario de Monumentos Históricos franceses por iniciativa del cineasta René Clair y del antiguo presidente de la SNCF, Louis Armand.

 

“El Train Bleu da 600 cubiertos al día con una factura media de 75 €. A cada cliente se le pregunta de cuánto tiempo dispone para almorzar o cenar, lo cual exige una gran flexibilidad. “El menú TGV a 52 € se sirve en 45 minutos y consta de un entrante de foie gras casero, un tartar de buey con patatas fritas (frescas por supuesto, nada de congelados) y un café”.

le-train-bleu

 

Jean-Pierre Hocquet utiliza solo y exclusivamente ingredientes frescos y lleva muy a gala el preparar sus propios fondos y caldos como manda la tradición. El resultado es una abundante cocina burguesa cuyo plato emblemático es, desde hace lustros, la pierna de cordero asada con guarnición de gratin dauphinois: “La pierna se saca entera en un carro y es el maître quien la corta en la sala. Algo que fuera de aquí se ha dejado de hacer prácticamente”… Un viaje en el tiempo.

le-train-bleu-histoire-photo-002-fr2

Otros clásicos son la crepe crujiente de manita de cerdo (cocida sin hueso) con colmenillas y trompetas o, plato señero, el costillar de ternera “olvidado en el horno”, caramelizado a la plancha y servido con guarnición de verduras de invierno: un plato rico y fundente por el cual no pasa el tiempo.

Pero si hay algo que no debes perderte si vas a comer al Train Bleu es el bizcocho borracho servido de manera tradicional: el maître lo llevará hasta tu mesa, lo cortará en dos, lo regará con ron y dejará la botella y un tazón de chantilly en la mesa para que te lo sirvas a tu antojo. Un auténtico postre a la antigua sin compración en todo París.

Le Train Bleu

Place Louis Armand 75012 París

Más información: Le Train Bleu

Via: Michelín

 

Escribe un comentario

Colaboradores