Roquefort, el queso de los reyes

Roquefort, el queso de los reyes

Roquefort, el queso de los reyes

El departamento francés de Aveyron guarda con celo el secreto de uno de los quesos más famosos del mundo. El roquefort toma el nombre de la localidad que desde el siglo XVII cuenta con la exclusividad para fabricar este oloroso producto, Roquefort-sur-Soulzon. Así sigue siendo hoy en día. Todo el roquefort que se consume en el planeta sale de este pueblo de poco más de 600 habitantes. Solo hay siete empresas con permiso para producirlo, y todos ellos están ubicados en la pequeña localidad francesa.

El fenómeno Roquefort arranca en la era jurásica, hace unos 200 millones de años, con el hundimiento de la montaña Combalou. Esta convulsión de la naturaleza crea un entorno geológico único para lo que más tarde seria el queso Roquefort. Se forma entonces el actual macizo rocoso con las cuevas naturales que influyen en la curación del queso Roquefort y que lo han convertido en un símbolo gastronómico en todo el mundo.

La leche, de ovejas de raza Lacaune, llega desde los pastos que rodean al pueblo. Con 500 litros y cuatro gramos del exclusivo hongo se hacen unos 400 quesos perfectamente cilíndricos y de unos 2,5 kilos. Desde que entran en la cueva, pasan 16 días hasta que el hongo comienza a apreciarse. A las tres semanas se envuelve en papel de aluminio y se guarda dos meses en cámaras frigoríficas, para evitar que el hongo ‘se coma’ todo el queso.

Algunas de las cuevas son visitables. Las de Societé, empresa que concentra el 57% de la producción total, resultan impactantes, con grandes salas de pura roca con capacidad para guardar hasta 300.000 quesos. La marca produce anualmente 18.000 toneladas, de las cuales 1.000 acaban en las mesas de los hogares y restaurantes españoles.

Roquefort, el queso de los reyes

No solo los reyes franceses, como hemos visto, adoran al Roquefort: También numerosos artistas y escritores han alabado sus excelencias y han consagrado al Roquefort como ” El rey de los quesos “.

Casanova, en el siglo XVIII, encontró un matiz peculiar en la degustación del Roquefort: no se canso de encomiar sus virtudes afrodisiacas y de considerarlo como ” un excelente medio para recobrar el amor o para que un amor reciente madure pronto “.

El queso Roquefort, amado por los reyes y exaltado por trovadores, acabo “democratizándose” y convirtiéndose en uno de los manjares de la sociedad francesa.

Una región por descubrir. Roquefort-sur-Soulzon se enclava al sur del departamento de Aveyron, a medio camino entre Toulouse y Montpellier, y entre cuyos límites se encuentran diez de los pueblos reconocidos como los más bonitos de Francia. Se trata de la cuna del agropastoralismo, una actividad reconocida por la Unesco como patrimonio de la humanidad por la perfecta adaptación del pastoreo al entorno natural y la aportación económica y cultural que hace a la región.

Roquefort, el queso de los reyes

¡Uno de los mejores quesos del mundo!!!

Turismo Aveyron

Fuente datos: Historia del Roquefort

 

Escribe un comentario

Colaboradores

Tu frutería de calidad
Tu frutería de calidad
DELICATESSEN