Reglas de etiqueta para ser cliente del Hotel Ritz

 

Reglas de etiqueta para ser cliente del Hotel Ritz. El hotel abrió sus puertas en 1910. Tenía entonces 125 habitaciones y seis grandes salones para albergar todo tipo de celebraciones.

Como curiosidad, según relatan los periódicos de la época, el precio por la estancia en una de sus habitaciones era de 7 pesetas. Durante mucho tiempo fue considerado uno de los mejores hoteles del mundo.

La etiqueta impuesta por la familia Marquet

La familia Marquet, propietaria del hotel Ritz durante 47 años, fue la que estableció los códigos de etiqueta para ‘cribar’ su clientela. Las normas de etiqueta en este caso, se hicieron un con afán de ‘filtrar’ a sus posibles clientes.

1. Los hombres, debían vestir corbata de forma obligatoria. Era un condición imprescindible y no se podía saltar, no se hacían excepciones.

2. La señoras, como suelen contar con más ‘libertad’ de vestuario debían vestir con un atuendo formal, pero quedaba prohibido el uso de pantalones. Las señoras no podían entrar en el Ritz vestidas con pantalones.

3. Mascotas. Estaba totalmente prohibido entrar al hotel con cualquier tipo de mascotas.

4. Tabaco. Quedaba prohibido fumar, tanto en el restaurante como en el vestíbulo del hotel -algo bastante ‘moderno’ para la época-.

5. Ni artistas, ni toreros. Curiosísima fue la prohibición de no admitir como huéspedes ni a toreros ni a artistas. Según relatan las crónicas de la época, se les invitaba a que hicieran su reserva en otro hotel. Concretamente, en el hotel Palace, situado muy cerca del Ritz, y del que también eran propietarios la familia Márquez.

Estas estrictas normas, les dieron algún que otro quebradero de cabeza con sus clientes. Por ejemplo, se cuenta, como una de las anécdotas más curiosas, que el conocido director de orquesta Herbert von Karajan, dejó de ser cliente del Ritz porque se negaba a utilizar corbata. Al famoso director siempre le ha gustado vestir algo más informal, con un simple jersey. Pero, parece ser que poco le duró el enfado, porque meses más tarde volvió a ser cliente de este magnífico hotel.

En la actualidad, las normas no son tan estrictas, adaptándose a las costumbres más contemporáneas. Pero se sigue recomendando vestir de forma elegante, dejando los looks más deportivos o informales, como pantalones cortos, zapatillas de deporte, etcétera, para otros lugares mas apropiados -gimnasio, piscina…-.

Reglas de etiqueta para ser cliente del Hotel Ritz

Protocolo & Etiqueta

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN