Portugal prohíbe la publicidad de alimentos insanos

 

Portugal declara la guerra a la comida basura. La prohibición, que también afecta a los anuncios en radio, televisión, cines y redes sociales, pretende promover una dieta sana en un país donde más del 30% de los niños tiene sobrepeso y va en aumento. Y España lleva el mismo camino a corto plazo, las tasas de obesidad infantil de los niños españoles es ya preocupante. Portugal prohíbe la publicidad de alimentos insanos

Las empresas que incumplan la ley se enfrentan a multas que pueden llegar hasta los 45.000 euros por infracción.

Según un estudio realizado por el Instituto de Salud Pública de la Universidad de Oporto, cerca del 60% de los ciudadanos lusos es obeso o corre riesgo de desarrollar esa condición. La mayor parte del problema tiene que ver con los hábitos de consumo de los habitantes del país vecino: cada portugués consume una media de 16 sobres de azúcar al día, el equivalente a tres kilos cada mes-, y duplica el consumo de sal diario recomendado por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

 

 

El Ejecutivo portugués ya se mostró interesado en avanzar medidas para cambiar esta situación, y los primeros Presupuestos Generales aprobados por el Gobierno aumentaron los impuestos aplicados a las bebidas azucaradas. El efecto de la nueva tasa fue notable: el consumo de azúcar cayó en 5630 toneladas en 2017, y su éxito llevó a la elevación de los impuestos aplicados a estas bebidas el año pasado. Pero no es suficiente y por ello Portugal ha declarado la guerra a los alimentos y bebidas insanas.

 

 

También ha conseguido que se redujera la cantidad de azúcar en los sobres individuales de azúcar que se utilizan en las cafeterías del país vecino, y logró sacar adelante legislación que ha prohibido la venta de bollería industrial y productos salados en las máquinas expendedoras de los hospitales lusos y colegios.

La aprobación de la ley que limita la publicidad de la comida y bebidas basura, reconocen que no resolverá del todo el problema de la obesidad infantil en Portugal, pero se considera que es un paso adelante en ese camino, y una manera de evitar que los niños se vean bombardeados por los anuncios que promocionan estos productos a todas horas.

Portugal prohíbe la publicidad de alimentos insanos

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN