Polvorones de almendra caseros

Polvorones de almendra

Los polvorones son uno de los dulces más clásicos y tradicionales de la Navidad. Los polvorones tradicionales se elaboran principalmente con harina, manteca, azúcar, almendra y canela, pero en este caso hemos eliminado este último ingrediente y le hemos puesto ralladura de limón. Están espectaculares nada que ver con los industriales. Polvorones de almendra caseros.

Ingredientes:

  • 1 kg de harina
  • 500 gramos de manteca de cerdo
  • 250 gramos de azúcar glass
  • 250 gramos de almendras molidas
  • ralladura de limón
  • azúcar glass para rebozar

Elaboración de los Polvorones de almendra caseros:

Tamizamos la harina y mezclamos con la almendra molida, seguido la tostamos en el horno a 150ºC. Removemos de vez en cuando para que se tueste uniformemente. Dejamos que se enfríe e incorporamos la manteca a punto pomada y el resto de ingredientes, mezclamos bien hasta que nos quede una masa suelta.

Hacemos una bola con la masa y la envolvemos en papel film. Dejamos reposar en la nevera unos 60 minutos. Precalentamos el horno a 200ºC.

Sacamos la masa del frío y la extendemos con el rodillo y con un cortapastas hacemos las formas de los polvorones. Ponemos los polvorones en una bandeja e introducimos en el horno durante 15 minutos a 200 ºC.

Retiramos del horno y dejamos enfriar, rebozamos con azúcar glass y ya tenemos listos para degustar estos polvorones de almendra caseros.

Polvorones de almendra

¡Deliciosos bocados navideños!!!

Un dulce navideño exquisito

Las referencias históricas confirman la antigua tradición de Estepa en la pastelería artesanal. Estas recetas se desarrollaron en el siglo XVI, aunque es en 1870 cuando los mantecados comienzan a venderse tal como los conocemos hoy. En casi todos los hogares se elaboraron dulces primitivos hechos de manteca de cerdo, harina de trigo y azúcar conocidos como «tortas de manteca». Pero los fabricados por Micaela Ruiz Tellez tenían una excelente reputación gracias al proceso de preparación único por el cual ella refinaba y tostaba la harina, haciendo una masa suave y lisa. Aprovechando el hecho de que su esposo trabajaba como transportista, ella comenzó a comercializar «mantecados de Estepa».

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN