Piel de pollo crujiente para canapés

Este plato es tan delicioso como fácil de hacer. Crujientes y exquisitas para tomar a modo de chips para mojar en alguna salsa picante o para montar sabrosos canapés. Piel de pollo crujiente para canapés.

Ingredientes:

  • pieles de pollo de los muslos y las pechugas
  • sal

 

 

Elaboración:

Precalentamos el horno a 180ºC

Usando un cuchillo pequeño y afilado (puntilla) ponemos las pieles sobre una tabla de cocina y raspamos el exceso de grasa y la carne restante. Debes quedarte solo con la piel delgada

Coloca las pieles extendidas sobre una bandeja para hornear forrada con papel de hornear. Espolvoréalas con una pizca de sal marina en escamas.

Coloca una segunda hoja de papel a prueba de grasa sobre las pieles y luego prénsala con otra bandeja.

Ponemos en el horno durante 10-15 minutos, después de lo cual deben estar doradas y crujientes. Ten cuidado de no dejar que se doren en exceso para que no tengan un sabor amargo.

Coloca las pieles en papel de cocina y espolvorea con sal.

Guardar en un recipiente hermético en un lugar fresco y oscuro por hasta 5 días (pueden mantenerse fuera del refrigerador)

Si estás buscando un picoteo rápido, rompe las pieles en trozos pequeños y sirve con un bol pequeño de salsa picante.

También puedes preparar unos canapés con cremoso de queso azul o a las hierbas, o una ricotta batida con tomillo.

Piel de pollo crujiente para canapés

Cómete la piel del pollo asada es bueno

Otro de los mitos entre los deportistas es que las pechugas de pollo se comen sin piel, para tener acceso a una fuente de proteínas con muy poca grasa. También está el extendido miedo e incluso asco a la grasa animal, algo que hoy sabemos que no tiene ninguna base.

La piel del pollo, cocínala en el horno o en la sartén hasta que esté crujiente, y disfrútala.

 

 

Escribe un comentario

Colaboradores

Frutas Hnos. Ferrer
DELICATESSEN