Pesto Calabrese, la receta auténtica

 

Este pesto Calabrese combina pimientos rojos asados, ricotta suave, tomates secos, almendras y una pizca saludable de hojuelas de chile para crear una salsa maravillosa que nos va a servir como salsa para platos de pasta o para untar en tostadas.

Ingredientes:

  • 2 pimientos rojos
  • 1 cucharada de aceite de oliva
  • 1 cebolla pequeña, picada
  • 1 diente de ajo picado
  • 2 tomates secos, (aprox. 20 gramos)
  • 50 gramos de almendras blanqueadas
  • 1 pizca de hojuelas de chile
  • 100 gramos de ricotta
  • 30 gramos de queso parmesano
  • 30 gramos de pecorino
  • jugo de limón al gusto
  • sal
  • pimienta negra recién molida
  • almendras fileteadas (tostadas) para decorar

Elaboración del pesto Calabrese:

Comenzamos por carbonizar los pimientos rojos en una sartén muy caliente o directamente sobre una llama de gas, girando a medida que la piel se ennegrece. Una vez chamuscado, ponemos en un recipiente y cubrimos con film transparente (esto facilitará la eliminación de las pieles)

Cuando los pimientos se enfríen, calentamos el aceite de oliva en una sartén y salteamos la cebolla y el ajo hasta que estén suaves pero sin colorear.

Una vez que los pimientos estén lo suficientemente fríos como para manejarlos, retire las pieles, el tallo y las semillas. Colocamos la carne en una batidora junto con la cebolla y el ajo salteados y el resto de los ingredientes, excepto el jugo de limón, la sal, la pimienta y las almendras en escamas.

Mezclamos hasta obtener una pasta gruesa, seguido probamos el punto y sazonamos con jugo de limón, pimienta negra y un poco de sal si es necesario (los quesos probablemente proporcionen suficiente salinidad por sí solos)

Decoramos con almendras tostadas si lo servimos como un dip, o mezclamos a través de la pasta caliente que hayamos cocinado y servimos.

Pesto Calabrese

El pesto de Calabria es básicamente rojo, de hecho, rosado debido a la ricotta que desvanece el rojo del tomate y el pimiento.

Sin embargo, si lo deseas, también puedes hacer la versión amarilla o verde, cambiando la calidad y el color de los pimientos y los tomates.

Lo que no puede ni debe faltar es el chile, más o menos picante, según los gustos personales.

Grandes chefs italianos

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN