Pasta fría para una cena de verano

 

La pasta fría es una receta muy digna para una cena de verano. Especialmente para los días más calurosos del año, cuando el apetito está acompañado por el deseo de una comida saludable y la conveniencia del plato único. Pasta fría para una cena de verano.

Lo importante es elegir una pasta corta que se pueda cocinar bien, cocerla al dente y nunca, nunca, enfriarla con agua corriente (el almidón desaparece, la masa se pone floja y pierde sabor). Simplemente viértela después de escurrida en un bol grande, agrega una cucharada de aceite de oliva, sazona uniformemente y déjala enfriar, cubierta con papel de aluminio. Luego pasamos al aderezo.

Ingredientes para 4 personas:

  • 180 gramos de fusilli
  • 250 gramos de langostinos frescos
  • 60 gramos de rúcula
  • 15 tomates cherry
  • aceite de oliva virgen extra
  • 1 puñado de perejil
  • sal al gusto
  • el jugo de 1 limón

Elaboración de la pasta fría:

Ponemos a cocer la pasta en una olla con agua hirviendo y sal.

Mientras se cuece la pasta, hervimos los langostinos en una cazuela con agua y sal, durante 2 minutos, una ver cocidos, escurrimos y pasamos a un bol con agua muy fría y los dejamos enfriar. Una vez fríos, retiramos las cabezas y pelamos las colas. Reservamos.

Mientras vamos a preparar una emulsión con abundante aceite de oliva, jugo de limón y perejil finamente picado. Marinamos los langostinos durante al menos un cuarto de hora. Escurrimos la pasta al dente, ponemos en una ensaladera grande y aliñamos uniformemente con un poco de aceite de oliva virgen extra.

Agregamos los tomates cherry, lavados y cortados en cuartos, la rúcula picada, los langostinos marinados con parte de la marinada. Sazonamos con sal y agregamos la pasta ligeramente calentada o fría si lo prefieres, removemos y vertemos la parte restante de la marinada para sazonar.

Presentación:

Servimos en cuencos individuales

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN