Pandoro: el rival del panettone. Receta

 

La historia de Pandoro se pierde en las brumas del tiempo. Suave, fragante, delicioso y particularmente amado por aquellos que no soportan las frutas confitadas y las pasas, es el pastel de Navidad de Verona por excelencia en realidad tiene sus raíces en la antigua Roma. Es el propio Plinio el Viejo, quien en uno de sus escritos menores que datan del siglo I d. C. se refiere a un «pan» especial preparado con harina, mantequilla y aceite. Aquí está todo lo que necesita saber sobre el postre de Verona para las fiestas de Navidad. Pandoro: el rival del panettone.

Ingredientes:

  • 480 gramos de harina tamizada
  • 170 gramos de mantequilla suave cortada en trozos pequeños
  • 125 gramos de azúcar fina granulada
  • 60 gramos de leche tibia (+ 3 cucharadas)
  • 20 gramos de levadura de cerveza fresca
  • 3 huevos
  • una yema
  • una vaina de vainilla
  • una cucharadita de sal
  • azúcar glas

Elaboración:

Disolvemos 15 g de levadura en leche tibia. Agregamos 25 g de azúcar, la yema y mezclamos todo con cuidado. Añadimos 50 g de harina y seguimos mezclando. Cubrimos la masa con papel film y la dejamos reposar durante aproximadamente una hora, para que la mezcla duplique su volumen.

Disolvemos la levadura restante en otras 3 cucharadas de leche tibia y agregamos a la mezcla fermentada. Luego procedemos agregando el azúcar restante y un huevo entero, luego 200 g de harina y 30 g de mantequilla en trozos pequeños. Trabajamos la masa hasta que la consistencia sea homogénea y luego la dejamos reposar durante otra hora (o hasta que duplique su volumen).

En este punto, agregamos la harina restante, 2 huevos, las semillas de vainilla y la sal, y mezclamos bien. Untamos con mantequilla un bol y transferimos la masa al interior. Cubrimos y dejemos reposar durante otra hora. Al final, cuando se duplica en volumen, vamos a ponerlo en la nevera durante 12-15 horas.

Pasado este tiempo extendimos la masa sobre una superficie enharinada con un rodillo de cocina, dándole la forma de un cuadrado. Colocamos en la parte central del cuadrado 140 g de mantequilla en cubos, seguido doblamos las cuatro esquinas hacia el centro y sellamos bien.

Doblamos el cuadrado así obtenido por la mitad, siguiendo un lado, y lo colocamos con el lado corto hacia nosotros y luego restauramos la masa nuevamente. Doblémoslo esta vez en tres y déjalo reposar en la nevera durante unos 20 minutos. Extendemos la masa y dóblela sobre sí misma por otras 3 veces, dejando que  en el refrigerador cada 15 minutos. Al final, extendemos la masa nuevamente dándole una forma cuadrada y doblamos las esquinas hacia adentro, como la primera vez, pero sin mantequilla. Al darle la vuelta, darle una forma redondeada.

En este punto, engrasamos bien un molde de pandoro (750 ml) y colocamos la masa dentro. Disolvemos otros 20 g de mantequilla, pintamos la masa y dejamos reposar, cubierta con una envoltura de papel film, durante aproximadamente 4 horas en un lugar cálido, para que se adhiera perfectamente al molde.

Dejamos el pandoro en el horno ventilado precalentado a 160°C durante 15 minutos. Luego reducimos la temperatura a 130ºC, cubrimos la superficie del molde con papel de aluminio y cocine otros 40-45 minutos. Para verificar que esté listo, utilizamos la prueba del palillo de dientes: si sale seco, el pandoro se ha cocinado a la perfección. Dejamos que se enfríe, espolvoreamos con una lluvia de azúcar glas y listo.

Pandoro

GQ Italia

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN