Pan de muerto para el Día de Todos los Santos

 

Se acerca el “Día de Todos los Santos” y vamos a preparar un delicioso pan para celebrar esta festividad. Se trata del pan de muerto. Esta popular elaboración se dedica a los difuntos que regresan a reencontrarse con sus familias el 31 de octubre, y el 1 de noviembre. Pan de muerto para Todos los Santos

Ingredientes:

Para el pan;

  • 1 taza de leche
  • 4 tazas de harina (todo uso)
  • ½ taza de azúcar
  • 1 ½ cucharaditas de levadura
  • 4 huevos
  • ½ cucharadita de sal
  • 1 cucharada de ralladura de naranja
  • 2 cucharaditas de agua de azahar (al gusto)
  • ¾ taza de mantequilla derretida, para engrasar y pincelar
  • azúcar para espolvorear

Para el glaseado;

  • 1 huevo batido
  • 1 pizca de azúcar
  • pizca de sal

Elaboración del pan:

Hervimos la leche en una cacerola pequeña a fuego medio-alto, seguido retiramos y dejamos enfriar.

Colocamos la harina en un bol grande y hacemos un volcán. Espolvoreamos el azúcar, la levadura y vertemos la leche. Cerrar el volcán, echando harina sobre la leche y dejamos reposar durante una hora.

Agregamos los ingredientes restantes (excepto la mantequilla derretida) y formamos una bola. Transferimos a una superficie de trabajo limpia y amasamos durante 10 minutos.

Añadimos la mantequilla y amasamos de nuevo durante otros 10 minutos. Seguidamente, regresamos al bol y tapamos. Dejamos reposar durante dos horas.

Engrasamos una bandeja grande (o dos medianas) para hornear con mantequilla. Separamos una parte de la masa para hacer las decoraciones (o huesitos) y con el resto formamos los bollos del tamaño que se deseen. Ponemos en una bandeja con suficiente espacio entre ellos, considerando que van a duplicar su tamaño.

Con la masa apartada, hacemos los huesitos y el cráneo (la bolita) del pan. Batimos un huevo y usamos como pegamento para colocar los huesos al pan, así como la bolita del centro.

Precalentamos el horno a 200ºC

Para hacer el glaseado, combinamos todos los ingredientes y una cucharada de agua en un tazón pequeño y mezclamos bien. Pintamos los panes suavemente con el glaseado.

Para finalizar, horneamos los panes durante 30-35 minutos o hasta que estén dorados. Retiramos del horno y transferimos a una rejilla para enfriar.

Mientras aún estén calientes, pintamos con mantequilla derretida y espolvoreamos con azúcar.

Pan de muerto para Todos los Santos

Cocina y vino

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN