Oro comestible. ¿Como se hace?

Oro comestible. ¿Como se hace?

Es posible que no se le encuentre ningún sentido a comer oro, pero es uno de los ingredientes de más prestigio en la gastronomía de muchos países. ¿Comer oro? pues si ya que sirve para decorar pasteles, tartas y los más refinados y exquisitos platos.

El oro de 24 kilates es un metal que está libre de sabor, no contiene químicos, y su textura al paladar es blanda. Pero seguro que te preguntarás ¿si no tiene por qué se usa como un ingrediente en la cocina? Pues básicamente por sus cualidades estéticas y el glamour que confiere a los platos que sirven las cocinas de lujo. Consumir platos elaborados con oro le confiere al comensal un estatus de privilegio.

Desde hace cientos de años algunas culturas han codiciado el oro no solamente por su brillo y su pureza sino por su significado en la alimentación, el acto simbólico de ingerir un material precioso.

Ya en el antiguo Egipto se fabricaban panes de forma cónica que contenían oro en polvo y a los que se les otorgaba un importante significado religioso.

En la cultura hebrea encontramos en documentos como la Biblia la existencia de una especie de pan llamado maná, al parecer herencia de los egipcios al pueblo de Israel. Cuenta la historia que el maná fue confeccionado en una ocasión por un herrero, siguiendo las instrucciones de Moisés. El pan era fabricado con oro triturado en un mortero y reducido a polvo.

Oro comestible. ¿Como se hace?

Via: Orogourmet

Foto: Orogourmet

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN