Mermelada casera de naranja perfecta

 

Mermelada casera de naranja perfecta. Con la mermelada de naranja no hay medias tintas: o es uno de los productos predilectos de la despensa o no se puede ni ver. Y es que su sabor amargo, los trocitos de fruta confitada y su intenso sabor hacen de esta delicia un manjar no apto para los más lamineros de la casa.

Hay que destacar que esta mermelada tiene muchos usos culinarios, pues es ideal para acompañar unas tostadas con mantequilla a primera hora de la mañana, una rebanada integral con queso fresco para la merienda o como guarnición en cualquier asado, sobre todo si es de pollo, pato o conejo.

Ingredientes:

  • 5 naranjas
  • 400 gramos de azúcar (se puede variar la cantidad según el punto de dulzor que se quiera alcanzar)
  • 960 ml de agua
  • El zumo de medio limón

Elaboración:

Lavar bien las naranjas con agua y jabón y secar con un trapo limpio, pues se va a utilizar la piel y hay que eliminar todo lo que pueda echar a perder la mermelada.

Quitar el tallo verde y con un cuchillo afilado cortar la naranja en rodajas muy finas para intentar quitar el máximo de pepitas posible.En una olla grande añadir el agua junto al azúcar y llevar a ebullición. Una vez conseguido, bajar el fuego al mínimo e introducir las naranjas troceadas durante dos horas, controlando siempre la consistencia de la mermelada.

Una vez conseguida la densidad deseada (siempre tirando a líquido porque al enfriar se espesa), retirar la olla del fuego y dejar enfriar. Una vez esté templada, traspasar a los botes de cristal que la contendrán.

Consejo:

Si han salido muchos botes y se quieren cerrar herméticamente, tan solo hay que introducir los botes en agua hirviendo durante 10 minutos para que la tapa se selle, así se pondrán mantener en temperatura ambiente hasta dos meses.

Mermelada casera de naranja perfecta

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN