Melocotón de Calanda, ¿nos venden gato por liebre?

Melocotón de Calanda, ¿nos venden gato por liebre?

Hace dos años por estas fechas denunciaba (aquí) la práctica cada día más extendida de falsificar el Melocotón de Calanda.

Pasado un año todo sigue igual, nos venden gato por liebre, algo muy habitual hoy en día y no solo con el Melocotón de Calanda, también con infinidad de productos. La picaresca sigue haciendo de las suyas.

Melocotón de Calanda

El “Melocotón de Calanda” es un producto con denominación de origen. Su nombre científico es Prunus pérsica y se cultiva únicmente entre las provincias de Teruel y Zaragoza.

La Denominación de Origen del Melocotón de Calanda, lanza una nueva campaña de promoción que busca que los consumidores diferencien al auténtico producto de las imitaciones, informa el Consejo Regulador.

Alertan de que en el mercado hay productos que buscan aprovecharse del prestigio de este producto «diciendo que es de Calanda», con lo que califican como «artimañas», como venderlos como «melocotón amarillo» o «embolsado».

Recuerdan que «ni todo el melocotón amarillo es un Calanda ni todo el embolsado es Calanda Denominación de Origen».

Por ello, «quieren educar e informar al consumidor para que reconozca al auténtico», que se distingue con una peculiar etiqueta negra numerada.

Estarán amparados por la Denominación de Origen Melocotón de Calanda los melocotones de las categorías extra y «I» que se contempla en la norma de calidad, debiendo cumplir además Aspecto general:

Los melocotones de Calanda deben ser enteros, sanos y limpios.

  • Color: entre amarillo crema y amarillo pajizo uniforme.
  • Calibre: circunferencia mínima 68 mm.
  • Dureza: entre los límites 3.5 y 5 kg / 0.5 cm² de resistencia a la presión.
  • Azúcar: mínimo de 12 grados

El resultado es un melocotón uniforme, con una dureza, un pH y un contenido en azúcares que dan como resultado una fruta de inmejorable aspecto y presentación y con una calidad organoléptica excelente que proporciona placer al consumirlo.

Los orígenes del cultivo del actual «Melocotón de Calanda» se remontan a tiempos medievales, pero las primeras referencias documentales aparecen en el siglo XVIII, al referirse a la exportación de «orejones», trozos de pulpa del melocotón desecados, a la Exposición Universal de París de 1867.

En 1898, el botánico Pardo Sastrón, boticario de la comarca de Alcañiz, escribe sobre «la cosecha de una fruta de tanto mérito, que se cultiva en todas partes y cuyos árboles se transplantan con pasmosa facilidad y prenden de seguro… la cosecha de fruta de tanto mérito aumenta día a día.»

El moderno melocotón de Calanda, tal y como se comercializa bajo el marchamo de la denominación de origen, comienza a cultivarse «embolsado» desde 1950. La acción de estuchar en papel parafinado cada fruto individual les protege a la vez de las plagas y de los tratamientos fitosanitarios, y le da un exclusivo color amarillo-dorado y una calidad particular.

El éxito de la fruta cultivada de esta manera es rotundo: su calidad es indiscutible, y permanece en el mercado mucho más tarde de la época habitual de sus competidores.

2 Comentarios

  1. Los que somos calandinos OLEMOS nuestro melocotón, no nos hace falta las etiquetas, pero efectivamente hay mucha imitación y conviene vender bien nuestros productos. sldos y
    a trabajar

  2. Gracias Paradela.
    Saludos.

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN