Mantecados de Avilés. Recta asturiana

 

La historia de los mantecados de Avilés se remonta al siglo XVII, cuando se hacían con harina de trigo, manteca de vaca, huevos y azúcar. Estos mantecados formaban parte del equipaje de los emigrantes asturianos que partían a hacer las Américas.

Actualmente es costumbre que los padrinos se lo regalen a sus hijos en Pascua.

Ingredientes:

  • 4 huevos aproximadamente, han de pesar 300 gramos sin las cáscaras
  • 300 gramos de azúcar
  • 300 gramos de harina
  • 300 gramos de mantequilla

Para el glaseado;

  • azúcar lustre
  • agua
  • jugo de limón

Elaboración:

El secreto de la elaboración de los mantecados de Avilés consiste en la proporción a partes iguales de los cuatro ingredientes. El mismo peso de huevos, azúcar, harina y mantequilla.

Precalentamos el horno a 180ºC

Engrasamos los moldes con mantequilla y seguido espolvoreamos harina, damos la vuelta a los moldes para eliminar el exceso de harina.

Mezclamos primero la mantequilla en pomada (ablandada a temperatura ambiente) con el azúcar y las yemas de huevo.

Batimos los enérgicamente los ingredientes hasta que quede  todo bien integrado, Seguido vamos añadiendo la harina tamizada poco a poco.

Aparte montamos las claras a punto de nieve y las reservamos para añadirlas a la mezcla anterior cuando esté homogénea. Tenemos que intentar que la masa nos quede bien esponjosa para obtener un resultado más ligero. Para ello es importante que los huevos también estén a temperatura ambiente, ya que emulsionará mejor la mezcla.

Rellenamos los moldes con la masa. Introducimos los moldes en el horno, bajamos la temperatura a 170º y horneamos durante 60 minutos,  Dejamos enfriar y desmoldamos.

Para finalizar, una vez fríos hacemos el glaseado, se hace con el azúcar lustre, al que se le van añadiendo agua y unas gotas de limón hasta conseguir la textura deseada, que puede ser más gruesa o más fina.

Glaseamos los mantecados con la ayuda de una cuchara llena de glaseado para conseguir esos chorretones tan bonitos que vemos en la imagen.

Dejamos enfriar el glaseado y ya los tenemos listos para servir y degustar.

Mantecados de Avilés

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN