Magdalenas de ruibarbo y flor de saúco

 

El ruibarbo es compatible con varios alimentos, y puede ser añadido a una amplia variedad de platos, haciendo de esta planta una elemento esencial en la cocina. Como es el caso de estas Magdalenas de ruibarbo y flor de saúco.

Por otro lado, la flor de saúco tiene un aroma ligeramente dulzón y un ligero sabor a vainilla que la hace ideal para elaborar helados, licores, infusiones, gelatinas, rebozadas, etc. Aunque también podemos utilizarla como aderezo o decoración en cualquier otra elaboración

Ingredientes:

  • 130 gramos de azúcar de caña orgánica
  • 2 a 3 tallos de ruibarbo
  • 2 huevos
  • 1 limón
  • 100 gramos de harina
  • 50 gramos de aceite de oliva
  • 1/2 sobre de levadura
  • 2 flores de saúco
  • 4 cucharadas azúcar y agua para hacer un caramelo ligero
  • 15 cl de crema de leche (+ 15 gramos de azúcar)

Elaboración:

En una cacerola calentamos el agua y el azúcar. Agregamos las flores de saúco. Calentamos suavemente hasta conseguir un caramelo suave. Dejamos la flor de saúco toda la noche en el jarabe, filtramos las flores y volvemos a calentar si es necesario para reducir el jarabe si nos ha quedado demasiado líquido.

En un bol, colocamos los huevos y 70 gramos de azúcar de caña. Batimos para obtener una preparación espumosa. Agregamos la harina, el aceite y la levadura y continuamos batiendo durante unos minutos.

Pasamos la mezcla a un robot de cocina y agregamos el jugo de medio limón. Mezclamos con una espátula, y seguido batimos a velocidad lenta.

En una sartén cocinamos los 60 gramos de azúcar restante para obtener un buen caramelo.

En moldes para muffins, vertemos el caramelo en el fondo de cada celda de aproximadamente 2 milímetros de altura. Lavamos el ruibarbo y cortamos los troncos finales. Colocamos los troncos sobre el caramelo aún caliente en los moldes. Mantenemos algunos para la decoración.

Horneamos durante aproximadamente 30 minutos a 180ºC.

Batimos la crema de leche y el azúcar para obtener una crema cremosa.

En el último momento, cubrimos las piezas de ruibarbo restantes con el jarabe de flor de saúco. Reservamos.

Desmoldamos a la salida del horno. Dejamos enfriar, servimos con un poco de crema, unos pocos trozos de ruibarbo, espolvoreamos con jarabe de flor de saúco y agregue algunas flores frescas.

Magdalenas de ruibarbo y flor de saúco

La receta original es una creación de Griottes

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN