Los platos favoritos de los mejores chefs del mundo

 

Los platos favoritos de los mejores chefs. Si te estabas preguntando qué comen los mejores chefs del mundo, ahora lo vas saber.

Hace unos meses, Netflix compartía con el mundo un talent show muy especial: ‘Todo el mundo a la mesa’. A diferencia de otros concurso de cocina, este programa ponía a competir a grandes chefs de todo el mundo, algunos incluso con alguna Estrella Michelínpara llegar ‘al mesa final’.

 

 

1. «Mole madre, mole nuevo», Enrique Olvera

Este plato es el más representativo del chef Enrique Olvera. Puede degustarse en Pujol, su restaurante ubicado en Ciudad de México. Esta receta es una de las más complejas por su cantidad de elaboraciones. Lleva más de 100 ingredientes naturales –esto implica que su sabor cambia con las estaciones– y su preparado lleva más de 1.400 días.

Los cocineros de su restaurante se dieron cuenta que conforme pasaba el tiempo, el mole adquiría un sabor más auténtico. En respuesta, siempre guardan un poco de mole original para crear un poco más. De ahí su nombre: ‘mole madre, mole nuevo’.

 

 

2. «Piedras comestibles», de Andoni Aduriz

Estas falsas piedras son realmente patatas comunes recubiertas de lactosa y colorante vegetal que las hacen parecer rocas de río. Redondeadas y tiernas –a pesar de su primera vista– suelen ser acompañadas de una ligera crema de ajos confitados –alioli– y yemas de huevo de caserío.

Según reza en su web, «su magia es la provocación y el desafío de forzarse a la creatividad de comerte algo que en la vida real no comerías». Este plato lleva presente en su menú de Mugaritz desde 2005.

 

 

3. «Explosión de Trufa Negra», Grant Achatz

Discípulo de Ferrán Adriá y recientemente con un trastorno de hipogeusia –trastorno del gusto– es uno de los chefs más respetados y creativos a nivel internacional. En su restaurante Alinea (Chicago), puedes encontrar la Explosión de Trufa Negra.

Este plato consiste en un ravioli de pasta fresca, relleno de trufa, combinado con mantequilla y queso parmesano. Su ingeniosidad llega cuando alcanza el paladar. Al romperse el ravioli, éste explota e inunda la boca con un té de trufa licuada.

 

 

4. «Les berlingots», Anne-Sophie Pic

Queso de cabra Banon, ligeramente ahumado y cremoso, servido con jengibre y salsa de berro con bergamota. Dicho así parece sencillo, ¿verdad?

Según explica la francesa en su web, la innovación de este plato reside en su forma piramidal, que garantiza una relación óptima de pasta y relleno. «Hoy en día, hago las figuras con sabores diferentes, dependiendo de la temporada, la ubicación y mi propia inspiración», explica.

La inspiración original, y motivo de su nombre, son los dulces berligots, muy típicos en Francia, y muy representativos en la niñez de esta chef.

 

 

5. «Ops, I drop the lemon cake!», Massimo Botura

Lo genial de este plato es que fue creado por error. En la Osteria Francescana,el restaurante del chef italiano, estaban elaborando un bonito postre de tarta de limón. En la torpeza de un cocinero japonés y la audacia de Botura, nació el postre de nombre: ‘¡Ups, se me ha caído la tarta de limón!’.

Su elaboración se compone de helado lemongrass, un bizcocho –o más bien la parte superior de una tarta–, limoncello y salsa de menta. En su presentación, Botura explica: «romper es un comienzo, no un final. Romper, transformar y crear».

 

 

6. «Feijoada de Maní», Helena Rizzo

Helena Rizzo recibió en 2014 el título a ‘Mejor cocinera del Mundo’, por The World’s Best Restaurants. Con frijoles, maní y los detalles gastronómicos más característicos de Brasil, Rizzo ha revolucionado el mundo con la conjunción de sabores y colorido de este plato.

En Maní, ubicado en Sao Paulo (Brasil), puedes degustar esta delicia entre los platos más exquisitos de su menú degustación.

 

 

7. «Manto de Bosque», Yoshihiro Narisawa

El dos Estrellas Michelín presenta con orgullo en su restaurante Narisawa, en Japón, este plato conocido como ‘Manto de bosque’. Este plato simboliza los bosques en primavera y transmite la intención ecológica de la cocina de Narisawa y el respeto a la tierra.

La parte de hierba es creada esencialmente con tempura japonesa. La corteza, es la piel de una alcachofa de Jerusalén. El suelo del bosque se esparce sobre pulpa de soja japonesa mezclada con polvo de té verde y polvo de té negro, mezclado con bambú, también en polvo.

Los platos favoritos de los mejores chefs

Vía: GQ

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN