Los mejores restaurantes y bares de après-skí

 

Los mejores restaurantes y bares de après-ski. Los Pirineos aragoneses suman una extensa área con infinitas posibilidades para practicar deportes de invierno.

Esta espectacular cordillera cuenta con un conjunto de instalaciones con numerosos atractivos. Las hay para todos los gustos: desde las más familiares hasta inmensas áreas esquiables. Las temperaturas agradables que reinan incluso en invierno y la belleza de los paisajes son otros elementos comunes en esta zona del norte de España.

Hoy os muestro una guía de algunos los mejores restaurantes y bares de après-ski.

Comer y beber en las estaciones de esquí aragonesas. La mayor superficie de esquí de España.

 

 

Las Mugas

Cuando acaba la jornada de nieve, en Formigal-Panticosa no es necesario abandonar la altura para vivir una una experiencia única de aprè-ski, ya que a 1.800 metros de altitud se encuentra Las Mugas, una instalación exclusiva de descanso en forma de burbujas en las que dormir en mitad de la naturaleza y bajo el cielo estrellado del Pirineo aragonés para luego, a primera hora de la mañana, ser el primero en pisar la nieve virgen de la estación. Esta multiactividad incluye una experiencia aventura a mitad de la tarde, cena con menú gastronómico, alojamiento y desayuno, así como la primera bajada esquiando o en el telesilla Culivillas.

 

 

Remáscaro Après-Ski

Es habitual que en la original cabina de dj –una máquina pisapistas– situada en la base de la estación de Cerler, en la cota 1.500, te encuentres a artistas invitados tan reconocidos como Carlos Jean, quienes se encargan de animar el aprè-ski de la estación con sus mejores mezclas. Míticas son sus fiestas temáticas de los jueves, aunque la diversión en Remáscaro está asegurada a diario. Los próximos en pisar la nieve desde esta cabina-ratrack, entre otros, serán Lorena Kej, Hardy y DJ Nachdaly. A medio día, tampoco hay que perder de vista su nuevo Vermut ’ n ’ DJ.

 

 

Marchica

De este local en Formigal, inspirado en los típicos bares tiroleses, no es la madera decorativa precisamente lo que más atrae a los esquiadores, sino la madera que se reparte sobre la pista de baile de su terraza exterior. Aquí, desde primera hora de la tarde (cierra a las 21,30 h), y sin necesidad de quitarse las botas de esquí, se danza al ritmo de la música en directo de los dj’s residentes o foráneos. Fue pionero en España en ofrecer este tipo de experiencias marchosas de aprè-ski y eso se nota en la fidelidad de sus ‘marchiqueros’, que cada temporada –desde hace ya diez años– no dudan en escoger el valle de Tena como destino para esquiar-bailar. Estad atentos a su web, porque las sorpresas por su décimo aniversario están aseguradas.

 

 

M The Club

Que M The club de Formigal se describa como un gastropub nos da una idea de lo que en él nos vamos a encontrar. Ellos lo llaman “aclimatación progresiva a la velada”, pero nosotros un infalible ‘todo en uno’ cuando abandonas las pistas de esquí: lo mismo puedes cenar cocina de vanguardia y de producto en su zona más íntima que hacer contactos desenfadados con una copa de rosado o champán en la mano en su mesa corrida ambientada con música en directo y dj’s.

 

 

Gin Loe

Los sábados, a partir de las cinco de la tarde, en la Terraza Pista Grande de Candanchú, los esquiadores cambian la pista de nieve por la de baile para acompañar al dj que se encarga de animar el ambiente. Una Loe Experience que trae hasta el Pirineo un poquito de su espíritu balear, recordemos que el origen de esta ginebra está ligado a la isla de Formentera. Los combinados también pueden ser a base de Vos Loe, el vodka elaborado con cereales, alore vera y agua de mar de la isla pitiusa.

Los mejores restaurantes y bares de après-ski

¡Ven al Reino de la nieve!!!

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN