Limoncello italiano casero. ¿Cómo se hace?

 

Limoncello italiano casero. El limoncello se toma de dos maneras diferentes, o bien muy muy frío o a temperatura ambiente, que es como vas a apreciar mejor los sabores y aromas del licor. Pero el limoncello no sólo se toma bebido, se suele usar también en repostería, ya que aporta un sabor intenso y especial a pastas, cremas y gelatinas.

Ingredientes:

  • 10 limones
  • 750 ml de alcohol
  • 3 1/2 tazas de agua mineral
  • 2 1/2 tazas de azúcar

 

Elaboración del limoncello italiano casero:

Usando un pelador de verduras, retiramos la cáscara de los limones en tiras largas (reservan los limones para otro uso). Con un cuchillo afilado, cortamos la parte blanca de las cáscaras de limón; para que no amarge.

Ponemos las cáscaras de limón en un recipiente de cristal de 2 litros. Vertemos el aguardiente o alcohol sobre las cáscaras y cubrimos con papel film. Dejamos reposar las cáscaras de limón en un lugar oscuro durante 12 días.

Pasado este tiempo, mezclamos el agua y el azúcar en una cacerola grande a fuego medio hasta que se disuelve el azúcar, aproximadamente 5 minutos. Dejamos enfriar completamente.

Vertemos el jarabe de azúcar en la mezcla de vodka. Tapamos y dejamos reposar a temperatura ambiente durante toda la noche. Al día siguiente, colamos el limoncello a través de un colador de malla fina, y desechamos las cáscaras.

Transferimos el limoncello a unas botellas, las sellamos y refrigeramos hasta que esté frío, por lo menos 4 horas.

Limoncello italiano casero.

Lo único que se conoce a ciencia cierta es que este digestivo nació en Italia, concretamente en el sur, de donde es más típico. Hay muchas leyendas alrededor de su creación, aunque todas basadas en el hecho de su elaboración casera. ¿Quieres conocer algunas de estas leyendas? ¡Presta atención!

¡Perfecto para después de una comida!!!

 

Te puede interesar: ‘Cheese tea’, la bebida para los amantes del queso

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN