Las mejores churrerías de España

Las mejores churrerías de España

Las mejores churrerías de España

Madrid

Son las mejores churrerias de España. En Madrid, hablar de churros implica obligatoriamente mencionar la Chocolatería San Ginés. Se halla en el Pasadizo de San Ginés 5, muy próximo a la Puerta del Sol. Abre 24 horas al día todos los días del año. Su decoración, en verde y blanco, invita a sentarse entre sus mesas y disfrutar de una buena taza de chocolate. El local se construyó en 1890 para que fuera un mesón y una hospedería, pero cuatro años más tarde se convirtió en establecimiento para la elaboración de churros. Su fama es tal que ya ha abierto sucursales en Tokio, Shanghai y Bogotá.

La Antigua Churreria es otra de las mejores de Madrid. Fue inaugurada en 1913, y hoy la regenta la cuarta generación de la familia. Hoy en día tienen cinco direcciones: Conde de Peñalver, 32; Bravo Murillo, 190; Avd. 2 de Mayo, 28 (Móstoles); Madrid, 52 (Getafe); y Mayor, 18 (Alcorcón).

_IMG1399_1b2be0c2

Zaragoza

Seguimos la ruta por las mejores churrerías de España en Zaragoza. Churrería La Fama: en la calle de Prudencio, 25, alabada por el periódico The Guardian, otros churros con solera, hechos con aceite de oliva, son los de este establecimiento que regentan las familias Trasobares y Bazán. La fila para llevarte la ración es visible desde la calle de Alfonso. La ración de chocolate con 4 churros para tomar dentro cuesta 3,50; y si se toma en la terraza, 3,90. Las docenas de churros y buñuelos para llevar están 3 euros; y la ración de porras, a 1,50.

Chocolatería Lalmolda es otra de las mejores churrerías de España. A punto de cumplir 25 años abierta al público, este céntrico establecimiento sigue endulzando el paladar de una clientela muy fiel. “Mujeres que antes tenían 60, ahora nos siguen viniendo con 80 acompañadas de sus hijas y nietas”, cuenta con una sonrisa Reyes Lalmolda, propietaria de este céntrico establecimiento de la calle de Méndez Núñez. El chocolate con churros cuesta 3 euros; 3,75, el fin de semana. También hay medias raciones de churros por 1,25 y la docena se vende a 2,50. Abre a partir de las 8.00.

Delicados son también los churros del histórico Café de Levante. Hechos a diario al gusto tradicional, con características que los hacen singulares. En la calle Almagro, cerca de la Puerta del Carmen de la capital aragonesa.

chocolateria-lalmolda--510x287

Castilla y León

Chocolatería y Churrería «El Castillo» (Valladolid). Un sitio ineludible y la primera opción para todo aquel que ame tanto el chocolate fundido como los churros. Emplazado en pleno centro de Valladolid, a escasos cinco minutos de la plaza Mayor, es un establecimiento idóneo para un buen desayuno matutino en buena compañía.

Churrería Santa Ana (León). En la plaza Santa Ana está la churrería con el mismo nombre, un establecimiento que lleva en pie desde 1953 y que ya van por la tercera generación de churreros. La más antigua de la ciudad donde merendar un buen chocolate y unos buenos churros.

arenal--510x287

Bilbao

En Bilbao gasta fama de servir los mejores churros la cafetería Arenal, situada en la calle del mismo nombre (Paseo Arenal nº 5, Bilbao), en pleno Casco Viejo de la capital vizcaína. El letrero que se puede contemplar en su entrada, con tres simples pero luminosas palabras, no deja lugar a la duda: «Chocolate con churros». Es su gran especialidad y hacen gala de ello. Los amantes de esta delicia se chuparán los dedos.

casa-aranda--510x287

Málaga

Casa Aranda. Es la churrería más conocida y visitada de la ciudad (Calle Herrería del Rey, 3). Con más de 75 años de historia, ha ido expandiéndose por el centro de Málaga al ritmo en que ha crecido su fama. Sirve sus churros (del tipo que en Madrid se denominan «porras») con un chocolate de gran calidad, por lo que es el lugar favorito del desayuno y la merienda de muchos malagueños y visitantes.

Café Madrid. Cafetería auténtica que lleva en pie desde 1892 en pleno centro de Málaga, muy cerca de la plaza de la Constitución (Calle Calderería, 1 y 3). Aquí sirven los denominados «churros madrileños», más pequeños, con un exquisito chocolate que hace que sea complicado encontrar mesa a las horas más demandadas.

comaxurros--510x287

Barcelona

Comaxurros. La reformulación moderna del churro de toda la vida. Churros de jamón, de salmorejo o de sobrasada, entre las invenciones de la casa. Presumen de freír siempre con aceite de oliva virgen. Lo extraño cuando se trata de reformular clásicos de toda la vida es que no crujen con el precio: sobre los dos euros la media docena. En Calle Muntaner, 562, Barcelona.

Granjas La Pallaresa, Dulcinea y Viader. De lo moderno a lo clásico. La calle Petritxol es imprescindible para los amantes del churro, también de los suizos (chocolate a la taza con nata). En la pintoresca calle del barrio Gótico, que acoge también a numerosas galerías de arte, compiten clásicos como granja La Pallaresa o Dulcinea. A pocos metros, en el otro lado de la Rambla, la Granja Viader, donde se inventó el Cacaolat, otro clásico barcelonés. Direcciones: Granja Viader. Calle Xuclà, 4-6; Granja La Pallaresa. Calle Petritxol, 11; Grania Dulcinea. Calle Petritxol, 2.

santa-catalina-valencia--510x287

Valencia

Santa Catalina. En Valencia hay dos templos de la masa frita. Santa Catalina, en pleno casco histórico, es la cuna del chocolate con churros en la capital del Turia. Allí los probó en 1909 la infanta Isabel, conforme recuerda un cuadro situado a la entrada del local. En la Plaza Santa Catalina, 6.

Fabián. Mientras, en el Ensanche destaca Fabián, que cocina buñuelos (el postre típico valenciano por excelencia) al más puro estilo tradicional. Calle de Císcar, 5.

virgen-lujan--510x287

Sevilla

En la capital hispalense hay distintos puntos clave para el disfrute de los churros o calentitos, como se le conoce en la zona. Justo enfrente de la Basílica de la Macarena se levanta desde 1927 un kiosco de churros de obligada visita al que cuatro generaciones han seguido dando vida. Si vas el fin de semana, ármate de paciencia para aguantar la cola, pero no cambies de opinión, porque la espera merece mucho la pena. Seguro que repites. Si cruzamos al otro lado del río Guadalquivir, en Los Remedios una acertada elección para comer exquisitos churros es en la tradicional Chocolatería Virgen de Luján, situada en el número 41 de la calle con el mismo nombre. El chocolate incluso tiene fama de estar más rico que los calentitos, así que apuesta por la combinación perfecta. Y si estás en pleno centro, acércate al número 19 de la calle San Eloy, porque en Doña Carmen te servirán churros totalmente caseros a cualquier hora, porque ¿quién no quiere unos buenos churros, por ejemplo, para la merienda?

santo-tome--510x287

Toledo

Y finalizamos la visita a las mejores churrerías de España en Toledo. Churrería y chocolatería Santo Tomé. A escasos cien metros del famoso cuadro del Entierro del Conde de Orgaz, de El Greco, y de otros monumentos de gran interés, en pleno casco antiguo de Toledo se encuentra la churrería-chocolatería Santo Tomé, un logar pequeño pero acogedor que recibe el nombre de la calle.

Los churros y porras están hechos «como antaño a mano», son bajos de grasas, huecos y con un sabor estupendo. El chocolate espesito y al baño maría, sin perder de vista un buen café bueno. Y todo ello a buen precio.

Churrería y chocolatería Catalino. Es un clásico toledano para tomar churros y chocolate o café en un lugar abierto. Es el quiosco Catalino, situado en el parque de La Vega de Toledo, justo enfrente de la Puerta de Bisagra que da acceso al casco antiguo de la ciudad. Aparte del sabor tradicional de los churros y de un buen chocolate el entorno,, debajo de los árboles del parque más conocido de la capital toledana, es el que da ese sabor final. Está justo al lado de la oficina de turismo, lo que hace que muchos visitantes también puedan degustar este apetitoso desayuno.

Las mejores churrerías de España

Ahora ya conoces donde están las mejores churrerías de España

¿Has tomado nota?

 

1 Comentario

  1. Los churros en la guapa, en la plaza de las flores, Cádiz.

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN