Las lentejas favoritas de los diputados y receta

 

Comparte calle con el Congreso de los Diputados y desde hace décadas es considerada la experiencia gastronómica favorita de los políticos de todas las tendencias: desde Rajoy hasta Albert Ribera pasando por Javier Solana y hasta Santiago Carrillo. Las lentejas favoritas de los diputados y receta

Su plato estrella, las lentejas, son consideradas las mejores de Madrid por su cremosidad y sabor. Y tenemos la receta exacta para que las puedas cocinar en tu hogar.

Vienen desde cualquier región de España a probar estas lentejas, los congresistas (esos seres que nunca comen en su casa) han deseado que llegase el momento de disfrutar de un platazo de cremosas lentejas calentito y sabroso en este restaurante, convirtiéndolas en las más afamadas de la capital de España. Un plato de tanto peso en nuestras vidas como la Transición.

Y es que ya lo decía Javier Solana cuando atendía las entrevistas desde la cocina de este restaurante: “Estoy en La Ancha, comiéndome el mejor plato de lentejas de Madrid”. O Santiago Carrillo que no fallaba ni un día a su plato de lentejas con chorizo y morcilla asturiana. Por no hablar de Rajoy, de Ribera y de tantos otros.

La receta de las lentejas de la abuela

Ingredientes:

  • 500 gramos de lenteja pardina
  • 1 codillo de jamón ibérico en salmuera
  • 1 punta de tocino de cerdo
  • 2 chorizos
  • 2 morcillas asturianas
  • 1/2 cebolla
  • 1/2 puerro
  • 1 zanahoria
  • 1 cabeza de ajo entera
  • 1 hoja de laurel
  • 1 patata grande
  • 1 cucharadita de pimentón dulce de La Vera
  • 1 cucharada de aceite de oliva virgen extra
  • 1 cucharadita de mantequilla
  • agua
  • sal

Elaboración:

Pero por qué están tan ricas. Si algo las caracteriza, es su cremosidad. Para prepararlas ponen agua, mantequilla, aceite de oliva, laurel, una cabeza de ajos, zanahoria, puerros, cebolla, tomate y pimiento verde a cocer. Se hace una especie de caldo de verduras al que se le echa la morcilla y el chorizo asturianos, que son ahumados y también codillo ibérico en salmuera. “Esto es lo que le da la fuerza al plato de lentejas”, explica Nino.

Y, sin echar aún las lentejas, se cuece el caldo durante 45 minutos, hasta que la verdura está bien hecha. “Quitamos la verdura, tiramos la cabeza de ajos, y en este caldo, ahora sí, echamos las lentejas. Se cuece como una hora y al final, cuando quedan 10 minutos, echamos trocitos de patata”.

Pero para que el plato tenga su punto cremoso le dan el toque final. “Cuando ya está hecha la lenteja, la verdura que hemos sacado con un poco de ese caldito la ponemos aparte y hacemos una crema de verduras que de nuevo echamos dentro de las lentejas. Después cogemos el codillo, lo desmenuzamos y lo echamos, y el chorizo y la morcilla los colocamos bien en el plato y le ponemos un poquito de pimentón de la Vera. El resultado es que quedan muy cremosas, y sabrosas gracias al codillo, al jamón, al chorizo y la morcilla asturianas”.

Para tomarlas como manda la tradición, hay que hacerlo con piparras encurtidas. “Lo del vinagre con las lentejas es una cosa cultural pero no es casualidad. Tiene un porqué y es porque el vinagre hace que asimiles el hierro de la lenteja mucho mejor”.

Las lentejas favoritas de los diputados y receta

Zorrilla, 7. Madrid. La Ancha

Recomendado por GQ

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN