La Carbonara, errores que no debes cometer

La Carbonara, errores que no debes cometer

La pasta a la carbonara puede parecer una receta simple, pero algunas pocas errores pueden convertir uno de los platos más queridos por los italianos en una tragedia. Hoy os dejo algunos consejos para que no arruines el plato.

Existen versiones absurdas preparadas en todo el mundo basadas en nata, jamón y otras blasfemias. Pero incluso para aquellos que deciden seguir la receta original , que implica el uso de yemas de huevo, panceta, pecorino romano y pimienta, el riesgo de caer en una trampa durante la preparación es objetivamente alto.

Aquí 4 errores que nunca debes cometer al preparar la carbonara en tu cocina.

No elijas la pasta equivocada.

Los espaguetis son imprescindibles, lo sabemos. Rigatoni y similares pueden ser buenos para aquellos que tienen una idiosincrasia hacia la pasta larga. En un momento dado casi podríamos dar la aprobación a los penne rigate. Pero nunca tendrás que usar pasta de huevo para carbonara.

Sin cebolla, sin ajo.

Para hacer que chisporrotee un poco la panceta en la sartén, usa un poco de aceite de oliva (nada de mantequilla). Pero sobre todo, no te atrevas a agregar cebolla o ajo: el salteado no tiene nada que ver con la carbonara. Repetimos juntos. El salteado no tiene nada que ver con la carbonara.

No a las adiciones aleatorias

«Un poco de crema de leche la hace más suave», «Tal vez con una pizca de pimienta tendrá más sabor». No y no La receta de carbonara debe ser idéntica a la de quién sabe cuántas décadas. Si eres un buen cocinero, el consejo es dejar de lado cualquier intento de personalización. Y no, por favor no pienses en presentar más elegante el plato decorando con perejil u otros elementos decorativos.

No remuevas en el fuego

Obtener una buena crema es probablemente el paso más complicado de toda la receta. Hay cocineros que han pasado la mayor parte de sus vidas creyendo que la carbonara era un derivado de los huevos revueltos debido a la imprudencia de sus madres. Entonces, repasemos el procedimiento: Cozamos y escurramos la pasta al dente, pongamos en la sartén con la panceta y retiremos todo del calor antes de verter la mezcla de yemas de huevo, pimienta y pecorino rallado, (con el calor residual de la pasta es suficiente). Es la única forma de obtener una pasta aterciopelada y no convertir el plato en una tragedia.

La Carbonara, errores que no debes cometer

¡Una carbonara perfecta!!!

 

Escribe un comentario

Colaboradores

Tu frutería de calidad
Tu frutería de calidad
DELICATESSEN