Fresas: el secreto para conservarlas hasta dos semanas

 

Fresas: el secreto para conservarlas hasta dos semanas. El enemigo número uno de las fresas (y las bayas) es el moho. Pero con un baño de vinagre puedes deshacerte de las esporas. así es como se consigue y funciona, está comprobado.

En la frutería son carnosos y fragantes. Sin embargo, al día siguiente de comprarlas, comienzan a deteriorarse. Las fresas tardan muy poco en transformarse de bayas perfectas a frutas mohosas o pulposas. Pero no te desesperes: hay un secreto para mantenerlas hermosas y frescas durante más tiempo. Los responsables del rápido deterioro de las fresas son las esporas microscópicas del moho , que no esperan más que asentarse en la pulpa firme del fruto. Y es contra ellos que debemos actuar, y rápidamente, inmediatamente después de comprar una bonita canasta de fresas. Afortunadamente, existe una forma sencilla y eficaz de eliminarlas.

Puede parecer contradictorio lavar las fresas mucho antes de la hora de comerlas: una de las reglas cardinales para evitar la colonización del moho es precisamente no mojarlas hasta el momento previo al consumo. Pero en realidad, al lavar las fresas en una solución de vinagre y agua, puede extender su vida útil por varios días y, a veces, incluso semanas.

Así es como se hace.

En un recipiente grande, hacer una mezcla de medio vaso de vinagre y dos de agua, y remojar las fresas durante unos cinco minutos. El vinagre eliminará el moho y las bacterias. Escurre las frutas en un colador y enjuágalas con agua corriente para neutralizar el sabor persistente del vinagre. Ahora es el momento de dejar secar las fresas: hay que hacerlo con la mayor precisión posible, precisamente porque la humedad sigue siendo el enemigo número uno. Si quieres, puedes utilizar la centrifugadora que utilizas para secar la ensalada, forrarla con tres capas de papel absorbente y operarla durante unos 15 segundos (o, en todo caso, hasta que las fresas estén completamente secas). En este punto, ten cuidado de no volver a poner la fruta en la canasta donde se colocó antes del baño de vinagre. Colócalas en un recipiente forrado con toallas de papel y deja la tapa un poco abierta para evitar que se forme humedad.

¿Te quedaste sin vinagre? No hay problema, incluso un baño rápido en agua caliente funcionará bien contra las bacterias y las esporas de moho. Pon las bayas en agua a una temperatura entre 50 y 60 grados durante unos 30 segundos. Sécalas y guárdalas como lo harías después de lavarlas con vinagre.

Este método también es eficaz para los arándanos y otras bayas.

Fresas: el secreto para conservarlas hasta dos semanas

Foto: © Clare Jackson / EyeEm

GQ Italia

 

Escribe un comentario

Colaboradores

Tu frutería de calidad
Tu frutería de calidad
DELICATESSEN