¿Ese dedo meñique es refinado o cursi?

 

Levantar el dedo meñique, no es nada elegante. ¿Ese dedo meñique es refinado o cursi? Es ordinario, ridículo y hasta una cursilería más propia de personas que quieren aparentar tener poderío, clase, estilo y buenos modales en la mesa. Todo lo contrario, son personas prepotentes y creidas. Como dice el dicho, dime de lo que presumes y te diré de lo que careces. Desde luego de finura y elegancia no tienen nada, el dedito las delata.

Al parecer ya he debido rebotar a unas cuantos levantadoras de meñique que me estén leyendo, las jugadoras de ajedrez lo hacen habitualmente, es un gesto pedante y futil, amanerado en extremo, La elegancia de una mujer está en la sencillez, sin ninguna así lo creo yo.

Mucha gente que conozco levanta el dedo meñique mientras está bebiendo de un vaso, copa o taza de café. Hace tiempo que me estoy fijando en esa costumbre. Da igual lo que beban, siempre levantan el dedo. Cuando usan una taza de café se nota todavía más, y a mí me dan ganas de cortárselo con unas tijeras de podar. Pero también levantan el dedito cuando agarran entre sus manos una cuchara o un cuchillo cuando van a cortar el pan o la carne.

 

 

¿Por qué no echar de la mesa a nuestro invitado o invitada si se muestra prepotente?

¿Qué hay de malo en invitarlo a nuestra comida y departir con ella sobre buenas maneras antes de engullirla? Creo que es la mejor solución por su bien.

Según la milenaria cultura japonesa, las mujeres que hacen este gesto indican estar buscando llamar la atención de las personas que tienen alrededor, gustar y ser vistas. Para otras mujeres, sin embargo, esa gesticulación simboliza narcisismo y egolatría

¿Ese dedo meñique es refinado o cursi?

¡En la sencillez reside la elegancia y la clase!!!

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN