Escamoles, el caviar de hormigas. Receta

Escamoles, el caviar de hormigas

Escamoles, el caviar de hormigas. Receta

Este ingrediente es equiparable en México al caviar, por su precio y por su sabor. Dicen que es exquisito y muy nutritivo.

‘Si salta, corre o vuela, a la cazuela’, dice un viejo proverbio que se aplica a los escamoles, huevos de hormiga que se recogen en esta época del año en México y son equiparados con el caviar por su precio y exquisito sabor.

A menos de una hora de la Ciudad de México, en Calpulalpan, en el vecino estado de Tlaxcala, se encuentra una de las zonas donde anidan las hormigas usadas para ese plato.

Localizar sus nidos es una odisea ya que hay que seguir un tortuoso camino conocido como tronera para encontrar, entre piedras, pinos, encinos o bajo el maguey, el lugar donde este insecto vive y se reproduce. Aunque ya existen criaderos que se dedican a cuidar y “cultivar” a las hormigas escamolares.

Los hormigueros suelen estar a varios metros de profundidad y no es fácil la obtención de los escamoles ya que las hormigas, dispuestas a defender sus guaridas, son agresivas e inteligentes. Los nidos dentro del hormiguero suelen estar debajo de una complicada estructura hecha de ramas y su propia saliva.

En marzo y abril se fragua bajo tierra la esencia de este manjar prehispánico: la hormiga escamolera pone los huevos de futuras reinas, larvas que no llegan a desarrollarse y que son saqueadas para transformarse en codiciados platos, como el de la foto.

Receta de escamoles a la mantequilla

Ingredientes para los escamoles a la mantequilla:

(Para 10 raciones)

  • 500 gramos de escamoles
  • 90 gramos de mantequilla
  • 1 diente de ajo, finamente picado
  • 1/2 cebolla, picada finamente
  • 2 cucharadas de hojas de epazote picadas finamente
  • 1 chile jalapeño fresco, sin semillas y picado

Elaboración de los escamoles a la mantequilla:

Derritimos la mantequilla en un sartén a fuego medio. Agregamos la cebolla y el ajo, y sofreímos unos minutos, hasta que se vean transparentes.

Incorporamos los escamoles, y los freimos, sin dejar de remover, hasta que hayan tomado un tono blanquecino.

Añadimos el chile y el epazote, y siguimos cocinando y removiendo hasta que los escamoles se hayan dorado ligeramente. Sazonamos con sal.

Presentación de los escamoles a la mantequilla:

Se sirven calientes y se comen con tortillas de maíz o tostadas y guacamole.

Escamoles, el caviar de hormigas

Son ricos en proteínas, sales minerales y vitaminas.

Más información: México desconocido

 

1 Comentario

  1. gracias y compartido

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN