El kale, el bimi y otros ‘superalimentos’

 

El kale, el bimi y otros ‘superalimentos’ El mes pasado, la actriz Katie Holmes se dejaba ver en un mercado de Nueva York con un ramillete de kale en la mano. “El kale sí que vale”, titulaba una revista del corazón días después. Si una verdura ocupa titulares en la prensa es que algo está pasando. El kale, que no deja de ser la hoja de una col, está de moda y ha entrado en la categoría de los llamados ‘superalimentos’, esos que prometen propiedades cuasi milagrosas. Las publicaciones sobre sus beneficios para la salud y sobre las maneras de cocinarlo se cuentan por miles en la red.

El kale, el bimi y otros ‘superalimentos’

Mercazaragoza es el punto por el que pasa la práctica totalidad de las frutas, verduras y hortalizas que se venden en las tiendas. Hasta este enorme espacio también llegan las modas. “El kale llegó hace años, pero sobre todo se vende más desde hace un año”, señala Javier Monge, representante de los mayoristas de frutas. En temporada llega fresco, en ramilletes, pero ya se comercializa también en bolsa. “Son productos que tienen muy buenas propiedades, pero que de repente, no se sabe muy bien por qué, se ponen de moda y te lo empiezan a pedir”, añade.

 

 

Hay más. El bimi es otra de las verduras a las que se le llegan a atribuir, literalmente, “superpoderes”, por sus altos niveles de compuestos bioactivos y vitaminas. Llegó desde Japón, y se trata de una mezcla de brócoli y col china. Tiene un tallo similar al de un espárrago triguero y un florete que recuerda al brócoli. “Son productos muy personales, pero sí hay gente que viene solo a por eso. Y la verdad es que está muy bueno…”, apunta Antonio Gracias, presidente de la asociación de detallistas. El kale, el bimi y otros ‘superalimentos’

El brocoli, ‘padre’ del bimi, ya suena menos exótico y está más asentado por estos lares, pero hace apenas una década también tuvo que abrirse hueco. Ahora la demanda en Mercazaragoza es enorme. “Yo antes podía vender un palé a la semana y ahora vendo uno al día”, cuenta Monge desde el puesto de venta que lleva su apellido familiar en Mercazaragoza. “La gente le va cogiendo el tino de cómo hay que cocerlo, porque al principio se les deshacía”, añade Gracias.

Tampoco es nuevo, pero sí es muy relevante su pujanza, es el aguacate. “Machacan mucho en todos lados lo buenas que son sus propiedades, y eso luego se nota en la tienda”, apunta el presidente de los detallistas. Hace poco tiempo era minoritario, pero ahora ha entrado de lleno en la cesta de la compra de los aragoneses y el resto de españoles. “En los últimos tres años hemos multiplicado sus ventas por tres”, apunta Javier Monge.

 

 

En cuanto a las frutas, hay productos exóticos como la pitahaya, la yaca o el durián que empiezan a sonar, aunque se vean más en Instagram que en Mercazaragoza. Uno de los nuevos frutos que se empieza a abrir hueco es el kiwi rojo. Tras el verde y el amarillo esta nueva variedad es aún más dulce. Eso sí, también es más cara, ya que cada unidad puede alcanzar entre 1,5 y 2 euros de precio en la frutería.

 

 

De entre las frutas poco habituales hace un par de décadas, el mango es probablemente la que pega con más fuerza. “Cada vez tiene más importancia”, señala Monge. Aunque se empieza a producir en la zona de Málaga, la mayoría sigue llegando de países exóticos. Su precio varía ostensiblemente si ha viajado en barco (2 euros el kilo para los minoristas) o si lo ha hecho en avión (entre 6 y 8 euros el kilo). Sus ventas crecen día a día también en Zaragoza.

El papayón es otra fruta exótica que se va haciendo hueco en las fruterías. Hablan de su poder antioxidante y, sobre todo, de sus beneficios para las personas con problemas digestivos, motivo por el cual (dicen…) el papa Juan Pablo II lo consumía a diario.

El kale, el bimi y otros ‘superalimentos’

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN