El gran engaño de los alimentos sin aceite de palma

 

El gran engaño de los alimentos sin aceite de palma pero con mayor contenido de  grasas saturadas según un estudio realizado y dado a conocer por una organización de consumidores italiana.

Las marcas de alimentos se están beneficiando a través de los mensajes sin aceite de palma, afirma una organización italiana de derechos del consumidor, después de que su estudio descubriera que los productos «sin aceite de palma» están más saturados que sus homólogos de aceite de palma y además utilizan ingredientes que son menos sostenibles.

El mensaje que vemos “sin aceite de palma” en los productos alimenticios es una gran mentira para aumentar sus beneficios haciéndonos ver que son más saludables cuando no es así.

Este tipo de mensajes «sin aceite de palma» les sirve utilizan para hacernos creer a los consumidores de que la ausencia de aceite de palma, hace que el producto sea saludable. La finalidad es que los sustitutos que emplean son mejores. Pero el análisis realizado en 96 productos comercializados en Italia como “libres de aceite de palma”, afirma todo lo contrario, es decir y para que lo entendamos mejor, que el remedio es peor que la enfermedad.

El estudio deja claro que el hecho de sustituir el aceite de palma por otras alternativas no supone una reducción del contenido de grasa saturada, por lo cual la comercialización de productos libres de aceite de palma es engañosa para los consumidores, ya que tienen una finalidad comercial, lograr captar más cuota de mercado. Los responsables del estudio afirman que la introducción del mensaje “sin aceite de palma” es oportunista y engañosa.

El gran engaño de los alimentos sin aceite de palma

El aceite de palma tiene un 50% de grasas saturadas lo que aumenta el riesgo de enfermedad coronaria ya que hace subir los niveles de colesterol malo. “Es perjudicial para la salud y está demostrado. No es un producto tóxico, el problema es que sus efectos son a medio y largo plazo”, ha explicado Rafael Garcés, investigador del Instituto de la Grasa del CSIC en ‘Herrera en COPE’ Por eso Garcés recomienda “sustituirlo por grasas vegetales como la de oliva a girasol”, que son más saludables.

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN