El curry y la cúrcuma, tienen mucho en común

 

El curry y la cúrcuma, tienen mucho en común. Seguro que has probado el curryEl verde, el rojo, alguno naranja o más amarillo y uno más o menos picante. Lo usan en Jamaica, Marruecos, Haití, Tailandia, en India y otros países de Asia. Ambas el curry y la cúrcuma son dos especias que tienen mucho en común.

El curry en realidad es como un adobo o sazón, o sea, una combinación de ingredientes que cada país y región prepara según su tradición. Pero su ingrediente principal es el turmeric, más conocido en la cocina peruana como cúrcuma.

Hace unos años, cuando visité Marruecos, me llamó la atención descubrir que la cúrcuma es familia del jengibre. Lucen muy parecidos e incluso, se usa también como colorante para la mostaza pues tiñe de amarillo, así como el azafrán y al ají amarillo de Perú. Por eso, hay lugares donde se da a conocer como el azafrán indio y en Colombia le llaman azafrán de raíz.

En la sección de especias en el supermercado, encontrarás una versión básica, suave y casi siempre sin picante. Pero si vas a alguna tienda especializada, ya sea online o un mercado asiático, la lista de opciones será inmensa.

El curry es una mezcla de diferentes especias.

La cúrcuma ha revelado ser medicinal y hay quienes la llaman milagrosa. Tiene propiedades antiinflamatorias, digestivas, antioxidantes, desintoxicantes, cardioprotectoras y, por si fuera poco, dicen que ayuda al hígado, la piel, al sistema inmunitario, las alergias, las úlceras, el colon y hasta ayuda a la absorción de grasas. Hay hasta estudios que indican que ayuda a perder peso, pues limita la extensión del tejido graso.

Dicen también que es un buen descongestionante, que ayuda con la artritis, que puede ayudar a bajar los niveles de colesterol LDL y de triglicéridos en la sangre. Se agrega en la dieta de pacientes de quimioterapia, se le atribuye un efecto rejuvenecedor de la piel, ayuda a eliminar las toxinas, y a mantener la piel sana.

Tanto el curry como la cúrcuma se tienen que usar con moderación, pues su sabor es fuerte. Pero cuando se agrega a una salsa, ya sea de leche, leche de almendras, de coco o yogur griego, cambia el sabor en boca.

Añádelo a un batido, a una mahonesa, a un hummus, o una ensalada fría de patata, pollo o atún. Y claro que marinar la carne, el pollo, los mariscos o el cerdo con ella, es buena idea. Por suerte el cilantro, también le sienta muy, pero que muy bien.

El curry y la cúrcuma, tienen mucho en común

Foto: Pixabay

 

Escribe un comentario

Colaboradores