El 25% de la comida que compramos en Navidad acaba en la basura

El 25% de la comida que compramos en Navidad acaba en la basura

El 25% de la comida que compramos en Navidad acaba en la basura

En Navidad cocina con el corazón y compra con la cabeza. El gasto al año en alimentos que no se llegan a consumir puede suponer 1.000 euros que tiras a la basura. ¡Y no es ninguna broma!!!

Las fiestas navideñas son una época de reuniones y de excesos. Con la llegada de estas fechas, se intenta hacer todo aquello que había quedado en el tintero durante el año. Las agendas empiezan a llenarse con un gran número de cenas y comidas, muchas más de las que nuestros estómagos son capaces de digerir. Y a buen seguro se entonará en más de una ocasión la frase probablemente más pronunciada ante las grandes ‘comilonas’: ¡No puedo más!.

¿Lo mejor? hacer una buena planificación de la cesta de la compra

El 25% de la comida que compramos en Navidad acaba en la basura, piensa con la cabeza

También en el hogar, estas fiestas suelen giran alrededor de una mesa familiar. Es cierto que todos comemos más de lo habitual o que tenemos un familiar que sería capaz de acabar con todos los platos de la mesa… Aun así siempre sobra comidaporque como buenos anfitriones queremos agasajar a los invitados con variedad, deliciosos bocados y grandes cantidades. Sin embargo, no podemos comer todo lo que preparamos y al final un 25% de la comida que se compra para las celebraciones navideñas termina en la basura.

Pero hay más, porque este porcentaje supone la friolera de 1.000 euros de gasto al año en alimentos que no se llegan a consumir. Una cifra nada desdeñable que si probáramos a lanzarla directamente a la papelera, poco a poco, no agradaría demasiado. Ese es el hecho que se da durante las fiestas cuando tiramos poco a poco la comida. Y eso está claro, no nos gusta tirar el dinero al contenedor.

El mejor propósito para la Navidad es hacer una buena planificación de la cesta de la compra. Si tan sólo se adquiere aquello que se va a consumir en cantidades más ajustadas y teniendo en cuenta a los comensales que se sentarán a la mesa, el porcentaje de alimentos navideños que acabará en la basura se reducirá notablemente y nos sentiremos mucho mejor con nosotros mismos. Pero si después de una compra organizada todavía sobran alimentos, no dudes en recurrir a la cocina de aprovechamiento para darle variedad a tu familia tras las fiestas. Con el pescado pueden hacerse escabeches, con la carne rellenos o croquetas, con los langostinos unas ricas tortillas, con la fruta muy madura mermelada o emplearla para hacer algún rico postre… ¡Hay cientos de opciones!

La organización de los menús semanales de acuerdo a los alimentos que se tienen en casa, y que consecuentemente se estropearán antes, son otro gran truco para no caer en el desperdicio. Huevos, lácteos como el yogur o chocolate tienen un margen de consumo algo superior al de la fecha de caducidad. Tenlo en cuenta antes de tirarlos si tan sólo sobrepasan uno o dos días. Algo diferentes es el consumo preferente, que muestra sólo una recomendación de uso.

Pero ante todo no hay que olvidar que lo importante no es la cantidad de platos que hay sobre la mesa ni la cantidad de comida que hay sobre ellos. El bienestar en estos días reside en que en torno a estos platos se sienten las personas con las que se quiere estar: familiares, amigos, los conocidos que se incorporan a la sobremesa… Y que aflore el auténtico espíritu de la Navidad que está en disfrutarlas con las personas.

El 25% de la comida que compramos en Navidad acaba en la basura

¡Planifica y prepara la comida o cena ideal sin excedernos ni quedarnos escasos!!!

 

Escribe un comentario

Colaboradores