Dieta plant-based: qué es y sus beneficios

 

Dieta plant-based: qué es y sus beneficios. Cada vez nos preocupamos más por lo que comemos y por cómo lo comemos. Encontramos en la alimentación la respuesta a muchas incógnitas físicas y emocionales. Así lo respalda el estudio Buceando en las tendencias de los españoles, realizado por el Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación, en el que queda patente un aumento del interés por la alimentación saludable y la nutrición.

Ya lo decía Hipócrates: “Deje que los alimentos sean su medicina y que la medicina sea su alimento”.

Cuáles son los beneficios de una dieta plant-based

Entre las formas de alimentarse que tienen como finalidad la mejora de la salud, la defensa de un estilo de vida o la combinación de ambas, está la alimentación plant-based. O, dicho en otras palabras, la alimentación centrada fundamentalmente en el consumo de plantas, que incluye cereales, legumbres, vegetales, raíces, frutas, semillas, especias y hierbas; y que, sin excluirlos, limita los alimentos de origen animal (las carnes, por ejemplo, se consumen como guarnición, no como plato principal, y menos días a la semana). Una forma de nutrirse con la que se consigue concentrar todo el color del campo en el plato, pero que además puede ser la clave para equilibrar el sistema inmunológico.

Los beneficios que aporta esta dieta sobre la salud son destacables

En este tipo de dieta se incluyen alimentos como: cereales integrales, tubérculos, frutas y hortalizas, legumbres, hierbas aromáticas, especies y grasas vegetales. Y además, en días puntuales es posible consumir carne, pescado, huevos, lácteos y derivados, y en ocasiones concretas o festivos el alcohol en baja graduación.

Ejemplo de receta. Acelgas gratinadas

Ingredientes:

  • 300 g patatas.
  • 300 g de acelgas o espinacas.
  • 1 litro de agua.
  • Sal c/n.
  • Aceite de oliva c/n.
  • 4 dientes de ajo.
  • 1 de cebolla
  • 100 g de queso parmesano rallado

Elaboración: 

Pela la cebolla y córtala en juliana. En una sartén, vierte dos cucharadas de aceite de oliva y sofríe la cebolla a fuego medio-lento durante 10 minutos.

Pela, lava y corta las patatas en cubos de unos 3 cm. Pon a cocerlas durante 10 minutos. Resérvalas.
Lava el manojo de acelgas. Corta las hojas (la parte verde) y trocéalas. Reserva.

Deshebra las pencas de acelga (la parte blanca). A continuación córtalas y rocíalas con un poco de limón. En la misma cazuela, cuece las pencas al vapor durante 10 minutos y las hojas troceadas durante 5 minutos.

Escúrrelas y saltea las pencas y las hojas en una sartén, con un poco de aceite de oliva, durante unos minutos a fuego medio-alto para eliminar el exceso de agua. Remover constantemente.

Precalienta el horno a 180ºC. En una bandeja, pon la cebolla, las patatas, las pencas y las hojas de acelga.
Si lo deseas, espolvorea un poco de queso rallado para gratinar. Gratina a media altura durante unos 20-25 minutos.
Retirar del horno y dejar reposar unos minutos.

Dieta plant-based: qué es y sus beneficios

DKV SALUD

GQ España

Foto: © Getty Images

 

Escribe un comentario

Colaboradores

Tu frutería de calidad
Tu frutería de calidad
DELICATESSEN