Crema de calabaza con té ahumado

 

El otoño nos trae muchas deliciosas recetas de sopas y cremas. Aprovechamos esta temporada para cocinar calabazas, calabazas, calabazas y calabazas. Recetas fáciles y rápidas de preparar para degustar al calor del fuego de la chimenea. Cómo este plato de crema de calabaza con té ahumado

Una cremosa exquisitez de calabaza, té ahumado y especias para una receta sorprendente para disfrutar en otoño.

Ingredientes para 4 personas:

  • 500 gramos de calabaza
  • 1 cucharada generosa de té ahumado
  • 2 mg. de crema de leche líquida
  • 2 pizcas de jengibre
  • pimienta
  • sal

Elab0ración de la crema:

Preparación de la calabaza;

Pelamos y cortamos la calabaza en trozos grandes. Infusionamos 1 cucharada de té durante 3 minutos en 3 dl de agua hirviendo. Filtramos sobre una cacerola, agregamos los trozos de calabaza, ponemos a fuego moderado y cocinamos durante unos 10 minutos, hasta que la calabaza esté tierna. Vertemos todo en una licuadora, agregamos el jengibre, sal, pimienta, agregamos la mitad de la crema, reducimos a la textura de puré, seguido vertemos en la cazuela y calentamos a fuego muy bajo.

Preparación de la espuma;

Infusionamos el té ahumado en 1 dl de agua, luego filtramos, vertemos el té en una licuadora, agregamos la crema, la pimienta y mezclamos para espumar la mezcla.

Presentación:

Vertemos la crema de calabaza en vasos y finalizamos con la mousse de té ahumado.

Crema de calabaza con té ahumado

  • Tiempo de preparación: 10 minutos.
  • Tiempo de cocción: 15 minutos.
  • Dificultad: fácil
  • Tipo de plato: cremas

Té ahumado

Transportado de China a la Europa medieval como panacea para la salud, el Lapsang Souchong poco a poco se ha convertido en el favorito de los paladares más exquisitos.

De hecho, es uno de los tés negros más antiguos y particulares del mundo, pues se cultiva a más de 3.000 metros sobre el nivel del mar, un detalle que lo convierte en único en su especie. El proceso de elaboración de esta variedad, responsable de su característico aroma y en el que se invierten entre ocho y 10 horas de trabajo, implica el secado de las hojas más grandes de la cosecha sobre brasas de madera, específicamente de ciprés o pino.

Las hojas tras el proceso de ahumado resultan gruesas y negras, y es por eso que la infusión de Lapsang souchong tiene un color que oscila entre rojizo y ámbar oscuro, muy brillante, y con un sabor amaderado, con ciertas notas terrosas.

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN