Cómo maridar los vinos de Jerez

 

Os muestro unas claves básicas para que te conviertas en un maestro a la hora de maridar tus platos con los vinos de Jerez. Cómo maridar los vinos de Jerez.

Es sorprendente que en muchas regiones españolas, los vinos generosos no son utilizados ni consumidos para el maridaje. Curiosamente, éste tipo de vino se consume más en el extranjero que aquí, como por ejemplo en el Reino Unido.

Pero tú mismo puedes aprender a maridar las distintas variedades de vinos con los platos que preparas en casa siguiendo unas claves básicas elaboradas por el Consejo Regulador de Vinos de Jerez y Manzanilla.

Sopas frías: Gazpachos, salmorejos, ajo blanco y en general todas las sopas frías encuentran en una copa de fino su mejor aliado. El vinagre de Jerez, el aceite de oliva virgen extra y las hortalizas de estos platos son casi siempre muy complicados de maridar con otro tipo de vinos.

Aliños, ensaladas, encurtidos o cualquier receta con toques ácidos o cítricos, la mejor combinación es un fino o una manzanilla, que equilibrarán la acidez y le darán gusto salino.

Hamburguesas: El palo cortado es sorprendente a la hora de acompañar estos platos ya que potencia los sabores de la carne, aporta un toque especiado a cada bocado y combina a la perfección con el kétchup y la mostaza.

Frituras de pescado: En el sur nunca falta el pescadito frito y para disfrutarlo nada mejor que una copa de manzanilla, que potenciará el sabor del pescado y aligerará el paladar de la fritura.

Pizzas: La masa horneada, la base de salsa de tomate o la untuosidad de una mozzarella fundida son ingredientes que van perfectos con un fino. Si queremos rozar la perfección solo tenemos que rematar la pizza con unas hojas de rúcula fresca al sacarla del horno.

Barbacoas son siempre un punto de encuentro para los grupos de amigos. Si son de carnes y embutidos lo mejor es jugar con un oloroso o un amontillado. El oloroso envolverá y potenciará todos los sabores de las carnes y las especias de los embutidos, mientras que el amontillado pondrá el acento en los toques ahumados y tostados de las brasas.

Si nos decidimos por las barbacoas de pescados y mariscos o los tradicionales espetos, sin duda lo interesante es ir ganando intensidad en el vino conforme ganemos intensidad en el fuego. Manzanilla para pescados blancos y gambas o langostinos, fino para los mejillones, navajas, almejas, ostras y un amontillado para los pescados azules como las caballas o sardinas y también para el pulpo, la sepia y los calamares a la brasa.

Tortilla de patatas: Una manzanilla o un fino convertirán a este plato tradicional en toda una experiencia gastronómica.

Postres y meriendas también podemos sorprender a los amigos y la familia con un jerez y algo de imaginación. Para estos casos nada mejor que acompañarlos de un Cream.

Helados: Si nos decidimos por tomar una copa de helado o una tarta helada, la mejor opción es rematarlo con un generoso chorro de Pedro Ximénez a modo de ‘topping’ con unos frutos secos.

Cómo maridar los vinos de Jerez

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN