Cómo es un turista español por el mundo (humor)

amanece_que_no_es_poco_8383_630x

Cómo es un turista español por el mundo (humor)

En el autobús:

Está muy extendida la práctica de ver películas en el portátil sin cascos, dificultando el sueño del resto de los pasajeros. También es muy popular la ingesta de alimentos especialmente olorosos, como chorizo o mandarinas.

En el tren:

Si alguien se ha colado sin pagar billete, existe un 75% de probabilidades de que sea español. Cuando el revisor le pille infraganti, protestará (nunca en el idioma del país en el que se está), hablará a gritos, sembrará confusión y evitará pagar la multa intentando convencer a todo el vagón de que la culpa es del sistema de ferrocarriles del país visitado.

Espanoles-por-el-mundo

En la recepción del hotel:

Si se está, por ejemplo, en Francia y el recepcionista saluda a los huéspedes en español, el 80% hará el siguiente chiste: “Caramba, ¡pero qué bien entiendo el francés!”.

En el resort:

Nueve de cada diez españoles en un resort serán parejas de luna de miel. Se les reconoce porque ellas llevan manicura francesa y sólo hablan de sus bodas; ellos sólo hablan de sus coches.

En el buffet del desayuno:

Tras hacer muchos chistes condescendientes sobre los desayunos británicos, los españoles serán los primeros en llenarse el plato de embutidos y quesos de diversas procedencias y ejemplares de toda la bollería conocida por el hombre. Llegarán los últimos al turno de desayuno y cena y se harán bocadillos para pasar el día con todo lo que esté a su disposición ante la mirada avergonzada de sus hijos adolescentes (si los hay).

En el restaurante:

Si la carta se expone fuera, la estudiarán como si se tratase de los manuscritos del mar muerto. Una vez dentro intentarán establecer (probablemente en balde) una relación de colegueo con el camarero. Si se viaja con niños, estos corretearán libremente entre las mesas, molestaran al resto de comensales, gritaran, ante la meliflua mirada de sus padres, a no ser que sea un poco mayorcitos y no aparten la cara de la consola portátil. Se coma lo que se coma, el comentario final será indefectiblemente: “Esto está muy bien, pero donde se pongan unos callos/cocido/paella/jamoncito del bueno…”.

“Como en España, en ningún sitio”.

Fotos: 1 Traveler. 2 Españoles por el mundo

Via: Traveler

Escribe un comentario

Colaboradores

Tu frutería de calidad
Tu frutería de calidad
DELICATESSEN