Cómo disfrutar del champán o del cava en Navidad

 

Cómo disfrutar del champán o del cava en Navidad. El champán o cava hay que abrirlo y servirlo con una determinada ‘ceremonia’ y en ciertas condiciones de temperatura para disfrutarlo a la perfección.

No vamos a entrar a valorar las marcas, las calidades y los precios, porque cada cual sabe lo que se puede gastar. Aunque un buen Brut Nature es especial. Los semisecos a mi no me gustan, son muy cabezones por el azúcar añadido que levan. Pero el servicio es el mismo sea un champán o un cava caro o más barato, aunque da más pena echar a perder’ un champán o cava que sea más caro por desconocer algunas claves.

Cómo disfrutar del champán o del cava. Reglas

1. El champán-cava se debe tomar frío, pero cuidado, no helado. Existe una costumbre, bastante generalizada, de meter las botellas en el congelador para enfriarlo rápidamente. NO LO HAGAS. Y ni que decir tiene, que echar cubitos de hielo al champán es un verdadero ‘pecado’. NUNCA.  La temperatura ideal: 8º

2. ¿Solo para brindar? El champán o cava no solo se puede utilizar con los postres o para brindar. Es una bebida estupenda tanto para un aperitivo como para tomarlo durante toda la comida.

3. ¿Cuánta cantidad servimos en las copas? Las copas de champán se pueden llenar perfectamente hasta dos tercios de su volumen. Ahora bien, cuando hay muchos invitados en la mesa, es mejor calcular bien y llenar un poco menos las copas para que haya para todos. Es mejor tener que’rellenar’ las copas, que dejar a algún invitado a verlas venir.

4. Agitar y ‘disparar’ el tapón. No tiene ninguna gracia, además de ser peligroso, agitar la botella de champán-cava para que el tapón salga disparado.

Primera razón: entre otras, importantes: la primera porque aunque no se apunte a nadie, se puede romper algún objeto de la casa o de rebote puede hacer daño a alguien; ¿te imaginas que aterrice un corcho en el ojo de algún invitado?

Segunda razón. porque al agitar la botella se perderá gran parte del contenido de la botella, aparte del desaguisado que se forma con el líquido desparramado por la mesa y hasta por el suelo.

5. La copas no se mueven de la mesa. Es mejor no ‘colaborar’ moviendo las copas de la mesa. Es mejor servirlas sin que los invitados las muevan de su sitio. Hay menos probabilidades de acabar derramando el cava-champán y es más fácil servir el champán o cava.

6. Los brindis. Es habitual utilizar el cava-champán para brindar. Se debe esperar a que todo el mundo esté servido, mirar a los ojos y hacer chin-chin (golpear las copas) no se deba hacer. Un simple sorbito de la copa será suficiente para ‘sellar’ el brindis.

Cómo disfrutar del champán o del cava

Te puede interesar: Champagne o cava, burbujas de oro

Foto; Pixabay

Vía Etiqueta y Protocolo

 

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN