Castañas, manjar de otoño

castanas_3769_645x

Castañas, manjar de otoño

Las castañeras, que todavía sobreviven, llevaron a las ciudades las castañas «calentitas», asadas en las brasas, eficaz remedio contra el frío invernal en las manos y a la vez sabroso bocado. Con el paso del tiempo, la castaña se fue incorporando a la alta cocina y se convirtió en compañía fundamental de las piezas de caza. Nada mejor que un puré o una crema de castañas como guarnición de una carne de corzo o de jabalí. Aunque su máximo refinamiento llegó en forma dulce protagonizando una de las mejores exquisiteces que ha dado la repostería a lo largo de la historia.

Al ser fruto otoñal que se alarga hasta el invierno, la castaña aparece muchas veces junto a setas, y siempre en platos contundentes como una crema de castañas y hongos o un guiso de setas con foie, avellanas, uvas y puré de castañas.

Durante siglos, la castaña ha sido alimento básico en muchas regiones. Hasta la llegada de la patata, procedente de América, este fruto del castaño, al que muchos conocen como «el árbol del pan», formaba parte fundamental de la dieta de gallegos y asturianos tanto en los guisos como en los postres. Incluso después de la incorporación del tubérculo andino a la cocina europea, la castaña siguió formando parte de recetas invernales como el caldo gallego (junto al unto, patatas, berzas y habas) o su versión asturiana, el pote. Cocidas con leche, las castañas han sido siempre un postre muy agradecido en las zonas rurales del norte de España.

Por toda la península, especialmente en el norte, encontrarás castañas en la cocina durante las próximas semanas. Y si quieres saber más de este fruto y tener a mano un atractivo recetario, no dejes de leer «El árbol del pan» (editorial Everest), del que es autor Flavio Morganti, propietario del restaurante Galileo, de Orense.

Curiosidades

Dejando atrás la tradición de las castañeras a un lado, las castañas han tenido diversos usos a lo largo de la historia. Se han empleado para elaborar bebidas alcohólicas, y su harina tostada es utilizable como café. Además, están indicadas para personas que padecen artritis y en dietas para hipertensos y enfermos cardíacos.

Pero las castañas no solo cuentan con propiedades medicinales, sino que sus hojas, flores y corteza son muy útiles para casos de afecciones de boca y garganta. Bastará con hervir una cucharadita de hojas y una de corteza para obtener una infusión ideal para enjuagues o gargarismos en casos de tos. Como veis las castañas son un fruto extraordinario.

Foto: © Getty Images

 

1 Comentario

  1. […]  Post relacionado: Castañas manjar de otoño […]

Escribe un comentario

Colaboradores

Tu frutería de calidad
Tu frutería de calidad
DELICATESSEN