Casa Lucio, la historia de los huevos más famosos del mundo

 

Casa Lucio, la historia de los huevos más famosos del mundo. Desde Tom Cruise a Kofi Annan, pasando por los Reyes: los paladares más conocidos del planeta se han rendido a un plato icónico que eclipsa un menú menos sonado pero igual de suculento.

Álbum de estrellas que han visitado Casa Lucio

Son muchos los clientes famosos que han probado el plato estrella de Lucio. Una foto casi cósmica ilustra la relevancia del lugar y, con perdón, de sus huevos. La recoge fehacientemente la página de Casa Lucio en Facebook: ahí está Lucio Blázquez con Valentino Garavani, ambos en un auténtico desafío frente al paso del tiempo. Aunque está ‘colgado’ en el universo virtual a finales de 2015 (fue el momento en que este restaurante comenzó a tener presencia en el universo virtual), es casi imposible saber su fecha.

Ocurre lo mismo con la colección que guarda esta red social: el gran Lucio con Tom Cruise y Kate Holmes (en los tiempos en los que aún eran matrimonio), Tommy Lee Jones, Isabella Rossellini, Will Smith, Pierce Brosnan, Andie MacDowell, Joaquín Sabina, Dani Martín… Pero es que incluso, ojo, Chayanne ha probado los mismos huevos que disfrutó el recientemente fallecido Kofi Annan. “Por este local han pasado y pasan personajes importantes de la vida social y política, así como actores nacionales y extranjeros”, ‘oficializa’ la web de Casa Lucio.

Una cazuela de barro ‘anuncia’ unas gambas al ajillo. Esas gambitas frescas (según nos aseguran), cocinadas en aceite de oliva y con “el toque justo de especias”, que es poco más que ajo y guindilla, son una celebración. A la madrileña. Y eso que no son el ‘hit’ de Casa Lucio, pero hay que reconocer que esta es ‘otra’ de sus recetas emblemáticas. En este castizo restaurante madrileño, casi todas las recetas son ‘las otras’, ya que una se ha ganado históricamente el derecho a lucir un protagonismo permanente: los huevos estrellados o rotos.

Son ‘obra’ gastronómica de Lucio Blázquez, tabernero (es el oficio en el que lleva décadas empeñado en ser ‘catalogado’) que abrió hace 44 años Casa Lucio, convertido hoy en un emblema de la gastronomía madrileña. “Una atracción turística más de la capital, una visita obligada para turistas y un punto de encuentro para locales, para quienes el restaurante es una parada en el tiempo”, se autopresentan en este establecimiento del Madrid de los Austrias, en donde los huevos son una auténtica ‘religión’ que suma legión de fans: se sirven rotos en el plato, con su ‘puntillita’ justa y mezclados con patatas. Por cierto, con el fin de convertir los huevos en un plato gastronómico de alta cocina, Lucio Blázquez insiste en que, aparte de mano, hace falta producto, así que su famosa receta se prepara con patata gallega, huevos de Ávila y aceite de oliva extra virgen habitualmente de Jaén.

La historia de Lucio Blázquez

Lucio Blázquez es un grande. Con 12 años, comenzó a trabajar en el Mesón El Segoviano. Quizás, en aquella casa de comidas de la Cava Baja, fue donde empezó a forjarse una especie de leyenda. Su dueña, doña Petra, vendió este restaurante a Lucio Blázquez (Serranillos, Ávila, 1.933), cuya labia gustaba entre la clientela que, según cuentan, le premiaba con propinas, en un momento en el que este restaurante funcionaba como punto de encuentro de personajes de la vida madrileña.

En 1974, aquel vivo camarero se estrenó como emprendedor con la apertura de Casa Lucio, que, poco a poco, se fue convirtiendo en destino de “hombres de negocios, políticos, turistas y a todo aquel que, por comer aquí, quiera probar un trocito de la historia”, confirman en el negocio.

Dicen que los camareros se conocen bien a sus fieles clientes, que, más allá de la crónica ‘de color’ en torno a los famosos que se sientan en sus mesas, incluyen empresarios no solo madrileños, sino de todo el mundo, que, en sus viajes de negocios a Madrid, se empeñan en entregarse al casticismo de los huevos de Don Lucio, en un local que suma bar a la entrada y un par de pisos.

Casa Lucio, los huevos más famosos del mundo

Vía: GQ

 

Escribe un comentario

Colaboradores