Carajitos del profesor asturianos

 

Los carajitos del profesor no son más que una pasta de avellanas, similar a los clásicos almendrados con mucha clara de huevo, pero utilizando esta materia prima que tanto abunda en el valle de Salas como ingrediente principal. El resultado, como siempre que la elaboración es sencilla y la materia prima de primera, es realmente adictivo. El broche de dulce perfecto para un recorrido por estas montañas. Hoy vamos a elaborar unos Carajitos del profesor

La mejor manera de terminar una celebración puede ser con unos carajitos del profesor, el dulce por antonomasia de la villa de Salas y, por extensión, de todas esas montañas asturianas.

Ingredientes:

  • 250 gramos de avellanas troceadas.
  • 130 gramos azúcar.
  • 3 claras de huevo

Elaboración:

Pelamos y trituramos las avellanas, utilizando una batidora o un robot de cocina. Tradicionalmente las avellanas se envolvían en un paño y se rompían con ligeros golpes de un martillo.

En un bol incorporamos el azúcar y la avellana triturada, removiendo hasta que queden bien mezclados. El secreto de unos buenos carajitos de Asturias es que los ingredientes queden bien mezclados.

Separamos las claras de las yemas, colocando cada clara en un recipiente para luego añadirlas de forma separada en la mezcla anterior

Batimos la primera clara de huevo y añadimos a la mezcla removiendo con un tenedor hasta que la mezcla sea uniforme. Repetimos el proceso con las otras dos claras. La masa que se ha de conseguir ha de ser bastante blanda, por lo que quizás tengas que ajustar ligeramente la cantidad de clara de huevo.

Dejamos reposar 30 minutos en la nevera en un bol tapado con film transparente. Con un saca bolas de helado, o con dos cucharas soperas, preparamos bolas con la masa. Golpeamos las bolas ligeramente con una cuchara para aplanarlas.

Colocamos las bolas aplanadas en una bandeja de horno forrada con papel de hornear, e introducimos en el horno precalentado a 180ºC.

Bajamos la temperatura del horno a 160ºC y horneamos durante unos 20 minutos vigilando que no se quemen.

Cuando la superficie de los carajitos del profesor estén dorados, retiramos del horno y dejamos reposar a temperatura ambiente media hora sobre una rejilla.

Una vez fríos ya podemos servirlos.

Carajitos del profesor

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN