Bertín Osborne acaba de abrir un bar en Madrid

Bertín Osborne acaba de abrir un bar en Madrid

Las tostas de la carta son títulos de sus canciones… y ‘Crooner’ es un medallón de rabo de toro (sutil elección).

El rincón de Bertín es un lugar para mitómanos y también aparecen de vez en cuando fans del artista, “principalmente señoras”

En los alrededores de la madrileña Puerta del Sol existe un lugar que pasa inadvertido para turistas, pero no para el habitante autóctono. A sus puertas te puedes encontrar a señores y jóvenes haciéndole fotos.

Ahora mismo es la competencia directa del Oso y el Madroño. Pero también pasean turistas ingleses indiferentes a la institución que tienen enfrente. Estamos en la Calle de la Cruz 4. En el lugar en el que antes se erigían azulejos con escenas de floristas y chulapos, donde circulaban bartolillos y leche merengada, en el antiguo bajo del ‘El café de la Suiza’, los azules exteriores conviven ahora con una imagen de Bertín Osborne en claroscuro. Es un edificio amarillo con balcones negros y lo primero que llama la atención es que el bar atraviesa la entrada del portal. Es decir, los vecinos del edificio tienen que pasar por ‘El Rincón de Bertín’ sí o sí para acceder a sus pisos. Es fácil imaginarse la reunión de la comunidad en la que tuvo lugar el anuncio: “Tenemos dos puntos en el orden del día. El primero, derrama para el cambio de bombillas en los rellanos. Y en segundo lugar, en el bajo van a abrir una franquicia de Bertín Osborne. Bueno, hasta luego”.

La franquicia de Bertín Osborne en Madrid abrió sus puertas en diciembre tras una primera experiencia en Valladolid, ciudad que cautivó a Bertín en su época de estudiante. “Por eso quiero rendir un modesto y sincero homenaje con la apertura del primero de los locales”, decía en abril en una entrada en su página web. ‘El rincón de Bertín’ nacía entonces como una “una cadena de bares de tapas para todo tipo de público, para la gente que quiere disfrutar en un establecimiento de hostelería de una buena bebida y de una tapa de calidad sin tener que pagar un excesivo precio a cambio”. ‘Valladolid señorial, by Bertín Osborne’ saludaba al cliente. Pero el bar del Valladolid señorial apenas permaneció abierto siete meses y echó el cierre hace semanas. Y ahora la representación de la marca ronda el kilómetro cero de la capital.

Bertín Osborne acaba de abrir un bar en Madrid

Vía: GQ

 

Escribe un comentario

Colaboradores

Tu frutería de calidad
Tu frutería de calidad
DELICATESSEN