El azafrán, la especia más cara del mundo

 

Azafrán, la especia más cara del mundo. El azafrán sale de los estigmas del Crocus sativus, una planta liliácea oriunda de la zona griega y mediooriental. Su nombre deriva de la palabra árabe az-zafran, que designa al color amarillo oscuro; dependiendo de la concentración empleada, el color prestado a la comida varía entre el amarillo claro y el rojizo-pardo.

Existen otras especies de azafrán, no comestibles. Es la especia más cara del mundo, en razón de la gran cantidad de materia prima precisa para obtener un peso apreciable de ella. No menos de 150.000 flores son necesarias para lograr un kilogramo de estigmas secos. Al tiempo, como pequeñas cantidades son suficientes para los trabajos culinarios, el precio resultante no es tan elevado.

 

Hacia el año 4.000 a.C., se encuentran pinturas representando a recolectores de azafrán en los restos de Cnosos. Se menciona en escritos egipcios (s. XV a.C.) y mesopotámicos, como medicamento o afrodisíaco.

Los romanos hacen generoso uso de él, además de en la cocina, en la botica, y como lujoso perfume en ocasiones señaladas. Tras la caída del Imperio, decae su empleo en Europa, hasta que es reintroducido por los árabes, conociendo un largo período de esplendor, que atestiguan escritos farmacéuticos y culinarios, desde el Menagier y el Viandier al Sent Soví.

Su empleo llegó a ser casi masivo en la cocina medieval culta, estando entre las cuatro especias más empleadas, junto con la pimienta, la canela y el jengibre. La causa fundamental era su capacidad salutífera, además del bello color que presta a los alimentos.

Artículo relacionado: Aquí

Fotos: Pixabay

Azafrán de Aragón

 

Escribe un comentario

Colaboradores

DELICATESSEN