Productos que no debes comprar en Mercadona

Productos que no debes comprar en Mercadona

Mercadona se ha convertido en un imperio en los últimos años, en parte gracias a la constancia de Roig y a su intento por equilibrar la calidad de la alimentación de los españoles con su bolsillo. Ciertamente, la cadena de supermercados valenciana ofrece productos bastante asequibles sin terminar de afectar el paladar (y la salud) de sus clientes; pero, aunque la pela sea la pela, hay cosas que deberíamos seguir comprando en los negocios de toda la vida. Saldrán un pelín más caros, pero la calidad no tiene precio. Además, ajustando el gasto, se puede prescindir de los productos lowcost.

Os muestro los Productos que no debes comprar en Mercadona, según la web Excite

El pescado

Según en qué locales, el pescado que vende Mercadona no termina de disgustar a sus clientes. De hecho, desde 2014 han mejorado bastante cambiando de filosofía: menos envases y más producto fresco. Se nota que Roig hace esfuerzos por mejorar la calidad de sus productos sin minar su patrimonio astronómico, pero todavía no alcanza los niveles de las pescaderías locales, especialmente en las localidades costeras conocidas por su pescado fresco.

La fruta y las verduras

Con la fruta pasa algo parecido, pero salvando las distancias. La fruta y las verduras que comercializa Mercadona no están mal, mucho mejor que en sus comienzos, de hecho; también gracias al cambio de chip que supuso dejar el envasado a un lado en favor del producto fresco. En cualquier caso, la verdura y la fruta de los negocios locales sigue siendo de mejor calidad y a un precio no mucho mayor. Si no lo crees, pregúntate cómo es posible que un tomate de Mercadona dure semanas en la encimera de la cocina.

La carne

Otro caballo de batalla, no solo de Mercadona, sino de la mayoría de cadenas de supermercados. Aquí sí que se nota el gusto de Roig por el envase, más que nada porque le sale más barato que mover mercancía fresca. Si bien es cierto que ha querido darle un toque más artesanal al tema de la carne con sus puntos de acabado, lo cierto es que en los locales de Roig abundan las bandejas llenas de carne bastante mejorable. Sin duda, este es un producto que merece la pena comprarse en la carnicería de la esquina.

Embutidos

Con los embutidos pasa tres cuartos de lo mismo. Si quieres comer jamón para darte un capricho aislado, lo suyo es acudir a un negocio local especializado en este tipo de productos. El precio será sensiblemente más alto, pero la calidad y el sabor no se pueden comparar. Otra cosa es que te apetezca ponerte ciego a jamón, lomo en caña, chorizo o lo que sea. Ahí sí que resulta más económico para el bolsillo, aunque un peligro para la salud que terminará por pasarte factura.

Soja texturizada

Los sustitutos de la carne que han aterrizado en Mercadona tampoco merecen mucho la pena. Lo único que destaca es su precio. Por apenas un euro y medio tienes un paquete de soja texturizada bastante decente en realidad, pero en un herbolario tienes la misma cantidad por 60 ó 70 céntimos más. Una diferencia irrisoria, al menos teniendo en cuenta que la producción de la soja texturizada que encontrarás en un herbolario es mucho más respetuosa con tu salud y con el medioambiente.

Bollería y pan

Teniendo una panadería en el barrio que usa masa madre y productos ecológicos, comprar pan y bollería en Mercadona es un pecado. Si tienes una panadería cerca, pero usan panificadora, es menos grave. No es que el pan y los dulces de Mercadona estén feos o sean nocivos (aunque deberíamos hablar con un nutricionista primero para saberlo), sino que las opciones de los negocios locales son más amistosas con nuestra salud, aunque menos colegas de nuestro bolsillo.

Productos que no debes comprar en Mercadona

Vía: Excite

Fotos: Shutterstock

 

1 Comentario

  1. El rape contenía anisake

Escribe un comentario

Colaboradores